La mayoría de las veces, elegir un libro que leer resulta una tarea innecesariamente desgastante. Ya sea porque no sabemos ni dónde empezar a buscar o no tenemos tiempo para hacerlo, porque nada nos termina de convencer, o estamos cansados de dejar en el olvido libros mil-hojas.

Por ello decidimos reunir una serie de libros que pueden leerse en una o dos sentadas, no sólo por tratarse de tomos de pocas hojas (la mayoría apenas y supera la centena de páginas), sino porque las tramas suelen ser más simples, aunque no por esto superficiales.

Muchos de estas novellas – un subgénero de la ficción que tiene más de 20,000 pero menos de 50,000 palabras-  forman parte de mis lecturas predilectas, a las cuales recurro de forma frecuente como aperitivo entre otros dos libros, cuando viajo o cuando me falta el tiempo.

¡Esperamos disfruten!

Cuentos de Eva Luna

NZO3

Cuando llegó a mis manos este libro y pasé los ojos por la primera página, supe que me tendría ahí, a su merced, sin tregua ni convenio. Es básicamente un compendio de 23 pequeñas historias en donde el amor y todas sus variantes figura como protagonista y la mujer como centro de éste. Eva Luna, uno de los personajes más reconocidos de Isabel Allende, cuenta estas historias a su amante, al estilo de Las mil y una noches. Cada cuento se narra en menos de 20 páginas, por ello es fácil de leer e interrumpir sin perder el hilo del relato, pero lo que transmite va más allá de su palabra escrita. Dos palabras, Boca de sapo, Vida interminable y De barro estamos hechos, son imperdibles. Historias capaces de provocar una sonrisa o hasta de dar un empujoncito a una tímida lágrima. – Ana Pau

Historia de un perro llamado Leal

Sepulveda se ha vuelto rápidamente un autor muy querido para mi. Por eso en cuanto vi en la librería del aeropuerto su más reciente novela -publicada en mayo de 2016- no me la pensé dos veces. El narrador es un pastor alemán que habitó con los indios mapuches en Chile. De ellos aprendió a comprender y amar la selva, conocer sus misterios y el corazón de su hermano humano Aukamañ. Pero el destino lo separa de su manada, para caer en manos de un grupo de hombres decididos a dar caza a uno de los suyos. Esta novella es un retrato conmovedor sobre la libertad, el amor y la fidelidad.- Ana Pau

Address Unknown

Este libro epistolar puede parecer pequeño e insignificante con apenas 58 páginas. Pero el trabajo que hizo Katherine “Kressman” Taylor dista de ser “pequeño e insignificante”. En sólo 58 páginas conocemos el intercambio de cartas entre dos hombres entre 1933 y 1934. Este es un libro intenso, con un final que llega al alma como probablemente la autora lo pretendía. Valió cada minuto de la media hora que me tomó leerlo, y especialmente las dos horas siguientes en las que no pude evitar mantenerlo en mi cabeza. – Ana Pau

Mon vieux et moi (Mi viejo y yo)

He intentado buscar este libro en español. En cuanto lo logre se los haré saber, pero de momento no puedo evitar incluir en esta lista esta obra. La cual de forma breve pero no por ello escueta, cuenta la historia de un hombre retirado que decide adoptar a Léo… un anciano de 99 años. Con este libro, Gagnon nos habla con amor, fragilidad y honestidad de la vejez. De cómo ésta nos hace olvidar, nos vuelve vulnerables, inestables y de nuevo necesitados de la ayuda y cuidado de otros. Si bien hay material para una novela completa, este pequeño libro para una hora de lectura es un excelente compañero. – Ana Pau

Tres veces al amanecer

Otra deliciosa lectura por Baricco. En esta ocasión se trata de tres cuentos, en donde los mismos dos personajes, un hombre y una mujer, se encuentran antes del amanecer en el vestíbulo de un hotel. Pero en cada historia estos dos personajes son distintos, primero como dos adultos, después como un hombre mayor y una adolescente, y finalmente de un chico y una policía. En cada encuentro los personajes toman una decisión que les cambiará la vida. Éste es un libro para leer a altas horas de la mañana. – Ana Pau

El perseguidor

NZO2

En este corto relato dos personajes orbitan en direcciones opuestas aunque se mantienen unidos por una misma historia. Por un lado está Johnny, un talentoso saxofonista adicto a la marihuana— que por lo que leí más tarde representa al músico de jazz Charlie Parker—y Bruno, un crítico del género, admirador y biógrafo de Carter. Ambos forman parte del increíble universo perfilado por Cortázar mientras sus protagonistas rondan por las calles de París, con reflexiones de su pasado y presente, en donde el tiempo es elástico y las palabras parecen cambiarlo todo. – Ana Pau

Las batallas en el desierto

“Oye Carlos, ¿por qué tuviste que salirte de la escuela esta mañana?/ oye Carlos por qué tuviste que decirle que la amabas?”; así le canta y rinde homenaje Café Tacvba a Carlos, un simpático e inquieto chamaquito creciendo en el México de los años 40s, cuya fascinación con la mamá de su mejor amigo, Mariana, le costó mucho más caro de lo que jamás imaginó. En su situación de capitalino clasemediero de mediados de siglo XX, Carlos observa muchas cosas, desde los complejos, pretensiones, y moralina mal entendida de sus familiares, hasta las transformaciones de un país al que se le forzó a “agringarse” a la par de su industrialización. -Pilar

Novecento. Un monólogo.

NZO

Hace poco más de un año, una amiga decidió leer en voz alta un libro que me había prestado y que no había tenido oportunidad de empezar. No bien había recitado los primeros dos párrafos que sentí ese choque eléctrico que recorre el cuerpo y genera la conocida piel de gallina. Dejé que leyera hasta casi la mitad del cuento (Con apenas 88 páginas no tardó tanto tiempo en hacerlo) para luego volverlo a comenzar en mi soledad. Esta pequeña novella sigue la extraordinaria vida de un pianista, llamado Danny Boodman T.D. Lemon Novecento (Corto su nombre), que sólo podía ser escuchado a bordo del Virginia -que navegaba por la ruta de Europa a América- del cual decían que nunca había desembarcado. – Ana Pau

Un viejo que leía novelas de amor

Corto pero memorable. La historia se centra en un hombre que hace su vida a orillas de la selva. Aprende de ella y de quienes la habitan. Por otro lado, él atesora con pasión desbordante un amor por las novelas románticas, de aquellas que desgarran por dentro, que hacen vibrar cada fibra con el dolor ajeno. La selva Amazónica siempre ha despertado en mí un interés indescriptible. Sobretodo la cultura shuar, por su respeto y entendimiento de un territorio tan salvaje y complejo. Esta historia está narrada sin rodeos. Las palabras son precisas, claramente descriptivas pero sin perder su poesía. – Ana Pau

El principito

No podemos hablar de novellas y excelentes libros cortos sin mencionar al Principito, un libro para leer a cualquier edad, una y mil veces. Esta capacidad de comunicar algo nuevo y profundo en el lector con cada encuentro le sigue mereciendo el título de clásico de la literatura. La historia es simple: un piloto cae en medio del desierto, alejado por kilómetros de todo rastro de humanidad, se encuentra inesperadamente con un pequeño niño que dice venir de un pequeño planeta. La inocencia e historias de este pequeño personaje remueven sentimientos olvidados al piloto, así como inevitablemente a todo aquel que tiene este libro entre sus manos. – Ana Pau

—–

¿Tienen sugerencias para nosotras? No olviden dejar sus comentarios y recomendaciones en la sección de abajo. Si desean participar en este espacio con reseñas o análisis de libros, escríbanos a info@oddcatrina.com. Pueden encontrar más recomendaciones de libros en el sitio o nuestro perfil de Goodreads

—–

Comentarios