Oí alguna vez decir, que lo que caracteriza a un buen director es su capacidad de poner atención e involucrarse hasta en el más mínimo detalle de su producción. Para mí hay pocos grandes ejemplos de esto y uno claro es Quentin Tarantino.

Este director se involucra profundamente en todo el proceso de su proyecto cinematográfico, desde escribir el guión, producir la cinta y dirigirla, hasta actuar en papeles menores (y muchas veces especialmente cínicos) y hacerla de verdadero DJ con la selección musical para cada soundtrack. 

Como bien lo describió Omar Guillén en su artículo de ayer El neo-noir de un rebelde visceral, Tarantino ha creado con los años un estilo único, que va desde su gusto por la violencia, sus largas tomas, complejos y elocuentes diálogos, personajes profundamente desarrollados, hasta la creación de memorables bandas sonoras en donde fusiona sonidos de la cultura pop con diferentes e inimaginables géneros.

Esta semana en Al Son del Track rendimos tributo a este director con una playlist que cubre gran parte de su obra cinematográfica, así que prepárense para canciones inesperadas, memorables y en general para el disfrute total.

—- 

Para disfrutar de todas nuestras playlist de los jueves no olviden seguir nuestro perfil de Spotify.

Comentarios