Entre los placeres del hombre, la comida y la bebida han jugado siempre un papel importante. Las bebidas de fermentación, como la cerveza, han sido tradicionalmente solicitadas y preservadas por las más importantes culturas del mundo. Más allá de las chelas a granel que uno se pueda tomar en pedas maratónicas (con un poco de suerte acompañándolas con unos gramitos de carne asada), el mundo de la cerveza es rico en variedad y en historias. De esto y más les vengo a hablar hoy.

¿Qué puede ser considerado cerveza? El vino junto con la cerveza son las bebidas de fermentación por excelencia, así que si entendemos cómo funciona el proceso  de la primera, podremos definir más fácilmente el de la segunda.

La gran mayoría de las personas sabe lo que es el vino y sabe que proviene de la uva, incluso, aunque no haya bebido una sola copa en su vida. En cambio pocos saben con certeza de dónde sale la cerveza,  aunque la consuman a diario. Así como el vino nace de las uvas, la cerveza nace de granos de cereal, principalmente de la cebada y el trigo. Por definición la cerveza es una bebida alcohólica que se deriva de la fermentación de granos parcialmente germinados en agua, y que, posteriormente, es aromatizada con distintas hierbas, principalmente con lúpulo.

El ser humano comenzó a producir bebidas alcohólicas derivadas del grano cuando se volvió sedentario. De hecho, se piensa que la cerveza se dio a conocer por accidente, con la fermentación de residuos de masa para pan en un exceso de agua.

Tipos de cerveza

La cerveza se divide principalmente en dos tipos, según la altura a la que ocurre la fermentación. El primero es el tipo ale (de fermentación alta) y el segundo es el tipo lager (de fermentación baja). De éstos parten un sinnúmero de estilos que divergen en aroma, sabor, color y cuerpo, entre otras características.

infografia-tipos-cerveza-odd-catrina

La cerveza en México

Ahora hablaré un poco de lo que es en México la cerveza.  Desde el nacimiento del hoy-en-día-decadente duopolio cervecero (me refiero a lo que eran Grupo Modelo la Cervecería Cuahutémoc Moctezuma), considero que se vive en la cultura popular de nuestro país algo que una amiga denomina el “esquema Corona”, que básicamente es la creencia de que todas las cervezas son iguales y de un único estilo: “el de la Corona” ( un dato: la  Corona es una Pilsner, denominada también Golden Lager, y es un estilo que nació apenas a mediados del siglo XIX, es un estilo de cerveza muy joven).

Por años,  las dos cerveceras fueron reinas del mercado mexicano, y aún exportan tanta cerveza que de acuerdo a cifras oficiales  esto nos convierte en el país número uno en exportarla. Eso sí, actualmente los propietarios de éstas cerveceras ya no son mexicanos: la Cuauhtémoc Moctezuma fue adquirida en 2010 por Heineken y Grupo Modelo fue adquirido por la el grupo cervecero más grande del mundo,  Anheuser-Busch InBev apenas el año pasado.

Fue hasta hace menos de una década que se construyeron los cimientos de la revolución cervecera en México: la de la cerveza artesanal. Los microcerveceros han florecido, y marcas como la Minerva en Jalisco, y la  Cucapá en Baja California (entre muchas otras más), comienzan a ganarse los paladares de los que queremos una experiencia más allá de la chela piscinera. Esto, aunado a que ya es más fácil que nunca encontrar buenas cervezas importadas nos abre un universo de tipos y marcas por degustar que puede resultar intimidante.

Cerveza 101: a probar de todo

¿Donde empezar? Evidentemente,  no es posible que nos gusten todos los estilos de cerveza que probemos, por eso  para empezar hay que probar la primera con la que nos topemos. La única forma de elegir la cerveza correcta es conocerla, y a su vez la única forma de conocerla es probando variedad de ellas.

Lo que sí puedo recomendar, tratando de ser muy objetivo, es comenzar por comparar los estilos básicos; prueba una ale famosa y una lager famosa de tal forma que empieces a identificar las diferencias entre ellas. Después de esto puedes probar sus derivados, pide una Black Lager o una Brown Ale.

Que te sorprendan con una cerveza de especialidad belga, conoce al menos una Stout –estilo preferido de un servidor-, pide una Red Ale o una Porter. Conoce también lo que es el “Barley wine” y explora, la gama inmensa que existe de cerveza hecha a base de trigo. Y así, poco a poco, inclínate hacia tu familia favorita:  uno no ama lo que no conoce.

Referencias (para que les echen un ojo):

Hill, R. (2012). Total guide to beer.

Jackson, M. Michael Jackson’s Beer Companion (2000) The World’s Great Beer Styles, Gastronomy, and Traditions 

Comentarios