Hay noches malditas. Noches que preceden días de pesadilla, que estarán plagados de pendientes que exigen descanso, noches en que el subconsciente nos la juega y nos encaja un puñal que nos extirpa de las profundidades del sueño. Horas crueles, horas inútiles.

Aquí una selección musical que primero aplaca el alma, luego fomenta la reflexión y finalmente induce al sueño y a sumergirnos en la inconsciencia. Espero. Al mero final coloqué la canción que en 2011 el Telegraph calificó, echando mano de estudios científicos, como la canción más relajante jamás compuesta. Me refiero a Weightless, de la banda inglesa Marconi Union.

Para los que la escuchan en celular, temo que se alterará el orden con la que intencionalmente fue ensamblada.

*Modificaciones en dimensiones y adición de tipografía.

Comentarios