IMG_2576

El ambiente debería sentirse denso, es noche de muertos, pero por el contrario, lo único que se siente es celebración. Caminamos por las calles de Tzintzuntzan, un pueblo mágico en Michoacán, lugar de las famosas yácatas (montículos de piedras), del Cristo de pasta que crece con el paso de los años, y de los panteones, donde las tumbas se vuelven altares para los muertos.

Un lugar donde el humo sale de las ollas llenas de atole, café y pozole, donde las guares caminan con flores en las manos y los niños te recitan versos famosos del lugar.

IMG_2558 IMG_2557 IMG_2556

IMG_2553 IMG_2483 IMG_2455 IMG_2432 IMG_2409

Los familiares a los pies de las tumbas, velando a sus difuntos. Algunos cantando al son con  corridos, y tequila en mano, para celebrar la vida pasada, otros por el contrario, se quedarán solos velando hasta las 8 de la mañana.

IMG_2471 IMG_2450 IMG_2413 IMG_2382 IMG_2308

Una mezcla de veladoras, cempazuchitl, tierra y comida, junto con la luz de las velas, los colores de los trajes típicos y las artesanías, al son de canciones cantadas en Purépecha, son las sensaciones que me deja esta noche. La del 1 de noviembre.

IMG_2378 IMG_2358 IMG_2356 IMG_2291 IMG_2280

Todos los derechos reservados
Favor de no reproducir estas fotografías en ningún otro sitio web o impreso sin el permiso expreso de su autora. Puedes escribirle a alejandra@oddcatrina.com
¿Te gustó este a través del lente del día de muertos en Michoacán? No dejes de compartirnos tus comentarios en la sección de abajo. 

Comentarios