portada1

Hay veces que tienes hambre. Y luego hay veces, que tienes mucha. ¡Qué va!, cuando es tanta ya no cae en la categoría de “hambre”. Así me encontraba yo hace unas semanas.

Estaba en Monterrey saliendo de mi casa, dispuesta a resolver esta situación, la cual solo se agravió gracias a esa infalible alineación de los astros que lo único que hace es impedir que puedas acabar con el suplicio. Ya saben: calles cerradas, rides a hermanas, en fin, nada más no lograba llegar a sentarme a cenar.

Ya me sentía tan mal que ni hablaba –cosa rara – y mi novio rápidamente lo solucionó escogiendo un lugar bastante rico y de servicio rápido, característica indispensable debido a mi condición. Y con este nuevo proyecto de colaboración para la revista, supe que era el lugar para empezar. No tiene más de 6 meses abierto al público y me sorprende que tan poca gente lo conozca. Se trata de ‘La Marisquera’ ubicada en Centrito Valle. Con servicio de valet como la mayoría de los demás lugares de la misma calle, el acceso es bastante cómodo y rápido.

Como en casi todos los restaurantes que sirven frutos del mar, supuse que de cortesía solo nos darían las tradicionales tostadas y galletas saladitas, por lo que me adelanté y pedí un guacamole. Sin embargo en este caso, las tostadas venían muy bien acompañadas de la no tan tradicional mayonesa de ajo, serrano, cebolla con chile serrano rojo, salsa de cacahuate con morita y otra de habanero. Y mencionando a las buenas compañías, el guacamole venía servido sobre un chicharrón. Excelente para variarle a la tostada.

De tomar, ordené una margarita de mango con chamoy. A esta última le vamos a dar el beneficio de la duda respecto a si era concentrado o no, de sabor estaba muy buena ya que no estaba tan dulce, sólo que el color levantaba sospechas. Al regresar el mesero con las bebidas, ordené un taco de carnitas de atún, uno de pulpo y otro gobernador. Además, compartimos una orden de papas fritas con aderezo de malta. Las papas estaban ricas pero la neta, el aderezo fue lo que hizo que valieran la pena. La malta es un sabor que es raro de encontrar fuera de bebidas con graduación alcohólica, y me pareció que el aderezo estaba muy bien logrado con suficiente sabor pero no demasiado como para sofocar los demás ingredientes.

En cuanto a los tacos, bien servidos y buenas guarniciones. El de atún venía con pasta de frijol, el de pulpo con guacamole y el gobernador, chile poblano. Punto a favor: a cada quien le sirvieron completo su plato, no trajeron de taco en taco. En general, se podría decir que tenían un buen balance de sabores y texturas cada uno. La tortilla tanto del de atún como el de pulpo era suave, mientras que el gobernador estaba dorado sobre el comal.

Taquitos de pulpo. ph. Fotografía con permiso obtenida del Facebook oficial de La Marisquera. Todos los derechos reservados.
Taquitos de pulpo. ph. Fotografía con permiso obtenida del Facebook oficial de La Marisquera. Todos los derechos reservados.

La amplia variedad de salsas permitieron jugar con los sabores de cada taco, la más picosa fue definitivamente la de habanero, mientras que la más rica en sabor fue la de cacahuate (le daba una vibra thai-picosa a los taquitos). Las mayonesas permitieron dar cremosidad sin dejar de lado el sabor, en particular la de ajo fue un excelente complemento para el taco de pulpo. Por otro lado, si hubiera algo que mejorar sería el taco de carnitas de atún. En particular me pareció que la pasta de frijol sabía mucho a manteca, que sumado a la fritura de las carnitas se excedía un poco en sabores grasos.

10807847_10152699670437949_1092272367_n
Tacos de atún. Ph obtenida bajo permiso por La Marisquera. Todos los derechos reservados

El servicio es bastante bueno, inclusive por encima del promedio para establecimientos parecidos. Los meseros son muy atentos y en nuestro caso divertido. A pesar de que la música (a cargo de un DJ) se encuentra dentro del establecimiento, el sonido en la terraza era ideal para disfrutar y poder hablar a un volumen razonable.

Fué buena decisión habernos sentado en la terraza, ya que más tarde pude ver a toda la gente caminando desde y hacia los antros de la calle. Algo bastante divertido que a demás se presta para saludar torpemente a algún conocido desde el barandal. Eso sí, si se sientan como nosotros en la terraza, aguas con la hielera que tienen en medio las mesas: la pequeña caja de metal suprimida al centro, ideada para poner cervezas o una botella de vino, pero algo mal planeada para cuando alguien, como yo, se atraviesa y empuja por accidente un platillo

Cuando volví tiempo después, creo que me reconocieron, porque pusieron una cajita de metal para bloquear el hueco. Excelente decisión, aunque no hubo manera de prever la caída de la botella de agua mineral al pararnos de la mesa.

10815965_10152699670432949_71650395_n
Tacos Gobernador. Ph obtenida bajo permiso por La Marisquera. Todos los derechos reservados

Lugar: La Marisquera Dirección: Rio Orinoco 171 Centrito Valle, San Pedro Garza García. Nuevo León (T) 8335-9691 Cheque promedio: $250-300 Formalidad: Informal, de ajuar coqueto. Cuando ir: Bastante versátil: cena con amigos, con tu pareja, pasar la tarde; e inclusive en la parte de adentro, para un first date.

  • Para los que no sepan, los dueños son los mismos del grupo Kampai y en una excelente decisión, se aliaron con el héroe de la cocina mexicana: Enrique Olvera, para elaborar el concepto y menú. Que dicho sea de paso, es bastante corto y simple, lo cual solo reafirma su concepto más sofisticado y de especialidad.

Comentarios