el fin del año y el sabor del mundo en una tapa en blai 9, barcelona

Fotografías de Guillermo Coronado

El tiempo vuela. Amanece, anochece y vuelve a amanecer entre sorbos de café y tragos de cerveza, brindis y alegrías, plenitud, nostalgias y tristezas pasajeras, piezas del rompecabezas que arman la vida. Sensaciones, pensamientos, coincidencias con almas hermanas por ratos pequeños y por largas temporadas. Universos que nos envuelven. Y a todo esto damos gracias por los días vividos y los días por venir. Estamos en el viaje.

Hoy en el tiempo es 23 de diciembre de 2014 y en el espacio, Barcelona, España. Los indispensables de la ciudad ya son parte de nuestras anécdotas:  la vida de Gaudí con sus obras de arte hechas edificio, la interminable obra de Picasso, los colores y formas de Joan Miró, los sueños de Dalí, todo abrazado por un Mar Mediterráneo.

Buena parte del bagaje cultural de la humanidad concentrado en una sola ciudad que, al menos una vez en la vida, es obligado visitar.  Lo que queda es perderse entre las calles del Barrio Gótico, el Born, pasear las avenidas anchas de Paseo de Gracia y sus edificios modernistas únicos, la avenida Diagonal, las plazas llenas de gente que va con prisa de un lado al otro y otras más tranquilas sentadas en una banca atrapando los rayos del sol para olvidarse por un ratito que el aire es frío porque ya es invierno.

IMG_8507IMG_8564Es el último día en Barcelona, y decidimos subir a Montjuic para disfrutar de una impresionante vista de toda la ciudad al tiempo de hacer un paseo agradable entre fuentes, conciertos errantes de artistas que plasman sus notas en la calle, un cielo azul brillante y el Museo Nacional de Arte de Cataluña como protagonista de todo el escenario.

De regreso, agobiados por las multitudes de turistas con fiebre de compras por las fiestas navideñas, decidimos perdernos entre los parques del monte y bajar por las calles de las colonias que habita la gente que vive en la ciudad y que no son turísticas (al menos no tanto como las obligadas). Sin querer y por buena suerte (¿o ya era el destino conocer aquel lugar?) caímos en un barrio local con mucha vida: el Poble Sec. Caminamos por una calle peatonal muy pintoresca y llena de mesas en el camellón pertenecientes a los restaurantes de tapas en ambos costados de la calle.

Ya con hambre y algo desorientados ante tanta oferta de “tapeo”, nuestra corazonada nos guió a Blai 9.

“El secreto de las tapas es que se trata de una felicidad plural breve pero continuada para el paladar, un ritual agradable, una comida itinerante llena de sabores, de ofertas imaginativas y de libertad” citó Óscar–el dueño del local–al escritor Manuel Vázquez Montalbán mientras nos invitaba a pasar a su restaurante a probar las tapas ideadas por su esposa Simona.

IMG_8553IMG_8549IMG_8546IMG_8522

Nos dejamos llevar por la magia de sabores combinados en el paladar y para nuestra agradable sorpresa nos encontramos en cada bocado un pedacito del mundo en cada tapa. Extraordinaria creatividad en la fusión de sabor y presentación que nos invitaba a probar y descubrir una de cada una de entre la gran variedad que ofrecían.

Dulce, salado, agridulce, especias, texturas, quesos, aves, carnes, pescados y olivas; la tradicional España fusionada, con imaginación y libertad, con los sabores del mundo en la tradición arraigada del tapeo. Cada tapa en Blai 9 es una creación independiente que envuelve un concepto único.

Entre amigos, en un ambiente relajado y chic y acompañados de cerveza, vermut, sangría o mojito se disfruta de una buena tapa en el corazón de Poble Sec. Lleno a reventar con gente que entra y sale, grandes y chicos, con sonrisas dibujadas en sus caras, este local garantiza pasar un momento único en una ciudad llena de sorpresas.

El secreto de los viajes está también en dejarse llevar para descubrir el lugar más escondido en el corazón de la ciudad que vive la gente. Intercambiar palabras para conocer más su cultura, su contexto actual y las circunstancias en la que están inmersos.

Así que estimado viajero, si algún día se pasea por Barcelona, no se olvide de callejonear por el barrio de Poble Sec, haciendo una parada obligada en Blai 9 y probar un pedazo de creatividad en una tapa. Además, los precios son amigables hasta para el bolsillo más organizado:  €1.00 y €1.50 por tapa, y €1.40 la caña (cerveza en vaso). Por cierto, abre los domingos.

Aquí la página web: www.blai9.com

IMG_8561IMG_8542IMG_8535IMG_8519

Comentarios