Foto: Pilar Gómez

Nuestro trabajo es parte muy importante de nuestras vidas, y cómo no si la mayoría de nosotros invertimos una tercera parte de nuestro día en él, seguramente mucho más que el tiempo en casa. En continuas ocasiones el disfrute de trabajar se ve opacado por el estrés que éste genera. Por eso les presento algunas ideas de cómo podemos, a través del diseño, mejorar el día laboral.

Ahora es más común ver que las personas invierten un poco más de tiempo y recursos para tener un área confortable en el trabajo. Estimula tu día personalizando tu espacio (en medida de lo que te sea permitido) teniendo como base la neutralidad. Inspírate en ciudades que te gusten, revistas o páginas web. Por experiencia propia tocaría cuatro puntos básicos que debes analizar antes de actuar.

  ***

COLOR

Elige una paleta de colores neutros, así no podrás distraer a tus compañeros de trabajo, o  si tu espacio es reducido, te ayudará a  proporcionar una sensación de amplitud. Los colores  brillantes e intensos, te aconsejo usarlos sólo como notas de acento por medio de objetos, cuadros o algún tapiz en muebles. Te recomendaría que para elegir el color de los acentos, aparte de tus gustos personales, des un vistazo a la psicología del color. Por ejemplo el color azul obscuro según la teoría del color inspira credibilidad, profundidad, autoridad, fuerza –profesionalidad, concentración

Una vez elegida tu paleta todos los elementos de ambientación y decoración serán más fáciles de definir.

Deco espacios
Ph. Tarja Kankaanpää-Salonen.

  ***

MOBILIARIO

Hay muebles que son indispensables en toda oficina, sin importar tu perfil o el tipo de trabajo que desempeñas, como escritorio, sillas y muebles de almacenaje. Independientemente de tu presupuesto, procura que cada mueble tenga una función, olvídate de aquellos decorativos que sólo ocupan espacio innecesario. Enfócate en las actividades que realizas usualmente y las necesidades que tienes.

El escritorio dependerá de tu actividad, elige uno pequeño si la mayoría de tus tareas son en computadora; entre más labores manuales realices, más grande deberá ser tu escritorio hasta convertirse en una mesa de trabajo. Si la mayoría del tiempo permaneces sentado mientras trabajas, antepón la comodidad a la estética, compra una silla ergonómica, velo como una inversión que vale la pena,  tu espalda te lo agradecerá. También puedes darle tu toque cambiando el tapiz de algunas sillas, es económico y te dará un gran cambio.

Deco espacios
Ph. Tarja Kankaanpää-Salonen.

  ***

ILUMINACIÓN

Opta siempre por una iluminación natural, ya que además de ser un elemento sustentable, mejorará tu ánimo. Acércate a los tragaluces y a las ventanas. Ahora, a las ventanas puedes darle también tu toque personal, mediante las cortinas o persianas, que hasta la puedes usar como pintarrón.  Busca opciones que te proporcionen una luz difusa, que no marquen tanto las sombras. Si no tienes ventanas cercanas, apóyate de una lámpara de escritorio o de techo (que cuelgue un poco) que aparte de su función, la puedas usar como elemento decorativo.

Deco espacios
Ph. The Vintage Cabin

 ***

DECO

Aquí es donde reflejarás en su totalidad tu personalidad y esencia. Recuerda que es tu lugar, lo estás diseñando para tí. Agrégale tu sello particular, ése que solo tú dominas. Aquí no se trata de preocuparte en comprar: busca la manera de reciclar, de adaptar y echar mano de lo que tengas al alcance.

Es una buena idea incorporar elementos que te motiven a ser mejor en tu trabajo, que te inspiren, como por ejemplo una imagen de alguno de tus viajes, figuras en algún material interesante (madera, hierro, cerámica) también podrías acompañarte con un ser vivo: existe una gran variedad de plantas para interior que pueden hacer una buena mancuerna con todo tu espacio, además puedes inyectarle un poco de personalidad a la maceta.

Deco espacios
Ph. By Gardenista

Cinco cosas que le darán personalidad a tu espacio de trabajo

  1. Lámparas: en diferentes tipos pero con un mismo lenguaje y estética, aunque en diferentes presentaciones (lámparas de escritorio, de piso, arbotantes, empotrables, etc.) como por ejemplo una lámpara colgante de madera y tu lámpara de escritorio del mismo material pero en otro tono.
  2. Muebles para almacenaje, no necesariamente los típicos archiveros, explora nuevas opciones con más estilo. Como cajas forradas de tela o un mueble vintage que le des vida con un nuevo color.
  3. Invierte en arte: existe una gran variedad de objetos que puedes utilizar, ya sean pinturas, fotografías o esculturas, juega con los formatos, técnicas y materiales.
  4. Elementos vivos: dale cabida a alguna planta. También puedes incluir alguna pecera, esto ayudara a tu relajación y bajara los niveles de estrés (sólo recuerda darle el mantenimiento adecuado)
  5. Un tapete o alfombra es lo que le dará el toque final a  tu oficina: los patrones geométricos y lisos son los más versátiles para estos espacios.

¿Qué tal te pareció este artículo? No olvides dejarnos tus comentarios en la parte de abajo.

Comentarios