Por una razón u otra, la unidad básica para medir nuestra vida es el año–los meses son la subdivisión del año, los lustros, décadas y los centenarios son conjuntos de años–”¿Por qué celebramos el Año Nuevo?” le pregunté a mis vecinos de mesa, mientras cenábamos el 31 de diciembre en una cochera en San Antonio. Las respuestas variaron desde un “es uno de tantos contratos sociales” hasta un “(suspiro exasperado) no todo tiene que tener una explicación profunda”.

Mal que bien, cada nuevo año nos da una oportunidad para reinventarnos un poquito. De tomar decisiones, y con suerte, crear un par de hábitos. Vivimos en una era con tantas opciones para escoger ¡lo que sea!: estilo de vida, amistades, trabajo, productos de toda índole, que de lo que no nos podemos quejar es de no haber tenido suficiente para escoger.

No podemos predecir el futuro, pero curiosamente, sí podemos de alguna manera construirlo. Lo construimos con las decisiones que nos acercan o nos alejan (omitiré el “buenas y malas decisiones”) de lo que queremos ser. Al final nuestra historia se va hilvanando con una combinación de decisiones (ahí disculpen, deterministas, si discrepo con ustedes).

Así que un nuevo año  no puede sino servirnos por lo menos como un respiro mental, para pintar una línea imaginaria y reinventarnos. A Ezbaide, nuestra editora de Porte le gusta pensar el styling como un arte donde el caballete se puede reinventar de mil y un maneras.

De la misma manera, todo el equipo de Odd Catrina elegimos hablar este mes de lo que implica renovarse; empezamos (o terminamos el año anterior) con un video que realizamos en colaboración de la marca de exfoliantes a base de cafe regiomontana Candy en mi Piel sobre cómo hacer un spa casero, que funciona de maravilla en ratos que sientes que se te viene el mundo encima y necesitas un respiro. Un artículo para rescatar nuestro cabello de ser la incómoda molestia de siempre viene el martes.

También quisimos hablar del la renovación en el sentido de probar cosas nuevas o retomar viejos gustos. Hoy, por ejemplo, Ramón Gallegos, quien colabora con nosotros por primera vez, nos mostró una deliciosa ruta de comida vegana en Guadalajara, y Ale nos habla de la pasión de descubrir lugares nuevos y nos da pistas sobre cómo ella aprovecha al máximo sus viajes. También tenemos para ustedes una lista de lecturas que Ana Pau ideó con la misma temática y una lista de música con una receta ideal para un gélido comienzo de año como el de este 2015.

En un par de semanas les tendremos una lista de películas que ocurren en cuartos de hoteles, y al final del mes les tendremos un artículo sobre cómo repensar nuestros espacios cotidianos. ¡Esperamos disfruten de todo el contenido que hacemos con tanto cariño y agradecemos sus comentarios y colaboraciones!

Si quieres conocer a las que estamos detrás de esta revista haz click aquí.

firma-pilar-3

Comentarios