No recuerdo mucho la carretera y el cómo llegamos, la noche anterior no había podido dormir bien y durante el trayecto sólo escuchaba conversaciones a medias, sobre el tráfico, lo lento que avanzábamos por la nieve, y lo impactante de los paisajes, sin embargo me costaba mucho trabajo siquiera abrir los ojos.

Había mucha gente, la nieve tenía un ligero tono amarillento con trazos de café aunque a pesar de eso no paraba de nevar. Las entradas para el castillo ya estaban agotadas, pero la vuelta no iba a ser en vano, y subimos para observar aquel espectáculo de cerca aunque sólamente pudieramos entrar a uno de los patios.

La subida fue un poco pesada, entre la gente y las carretas con caballos. Aunque en el camino se podían encontrar varias opciones para gusguear un poco, yo no podía dejar de tomar de un delicioso vino caliente, que resultaba perfecto para el clima y el lugar.

Creo que las imágenes hablan por si mismas, sólo puedo decir que el castillo es imponente, con sus techos nevados y sus múltiples escaleras que lo vuelven el arquetipo de un castillo de cuento de hadas.

El rey loco (así lo llamaron) construyó con éxito un lugar que cambia con cada temporada; yo, que tuve la oportunidad de conocerlo en invierno, quedé enamorada de la manera en que se camuflajea a la perfección con el entorno.

Ese día ante ese escenario, permanecerá en mi memoria como frío, en tonos azules y grises, nieve por todos lados, y vino caliente; mucho vino caliente.

a través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
A través del lente
Ph. Raúl Arcos
A través del lente
Ph. Alejandra Ayala
 

—–

¿Qué te pareció este artículo? No olvides dejar tus comentarios en la sección de abajo. Si deseas compartir tu propia historia detrás del lente escríbenos a info@oddcatrina.com.

—–

Comentarios