Torta de cochinita pibil

Es de reconocer que la Ciudad de México ofrece algo que no se encuentra muy fácil en otras ciudades: la posibilidad de comer en restaurantes que ofrecen gran variedad y ante todo, excelente calidad de alimentos a un precio accesible. Y siendo estudiante y foránea en una de las ciudades más pobladas del mundo, ha sido un increíble deleite encontrar rinconcitos donde, por menos de lo que pagarías en otros lados, comes como en pocos lugares.

Siendo foránea otra costumbre que ha tenido que evolucionar, son los domingos familiares. Y es que, aunque en ocasiones sí se puede ver a la poca familia que todo mexicano tiene en la Ciudad de México, es normal que cada vez frecuentes más a esa “familia” que encontraste. A aquel grupo de gente con quienes convives más, tus amigos. Y es por esto, que el domingo pasado me fui a comer “en familia” con dos grandes amigas.

El lugar: algo cerca de casa; El antojo: algo casero; El presupuesto: de estudiante; La elección: l’encanto de lola.

12022015-10568739_10152881444477949_2132475088_n

L’encanto de Lola es una tortería que se encuentra en la Calle de la Amargura en San Ángel. Con una decoración completamente kitsch el restaurante me cautivó. Como cualquier tortería, su servicio es bastante rápido. Así que, aunque llegamos sin reservación y nos tocó esperar un poco a nuestra mesa, no pasaron más de 5 minutos.

12022015-10966509_10152881445022949_17751652_n

Las bebidas están inspiradas en aguas frescas mexicanas, pero con twist.  Jamaica con canela y piña con menta fueron las elegidas y cumplieron su cometido: refrescaban bastante.

Tras leer el menú impreso en la manteleta individual, lo primero que encuentras son sus increíbles tortas y exóticas combinaciones. Si no eres fan de éstas, también hay sandwiches, hamburguesas, sopas, ensaladas, entre otras curiosidades, como mac&cheese.

Sopa de letras con queso gruyére y sopa de queso con cerveza fueron nuestro primer tiempo. Calientitas y con bastante cuerpo. La sopa de queso venía guarnecida con crotones, tocino y cebollín y aunque de inicio no sabía mucho a cerveza, el retrogusto amargo reafirmaba su presencia.

12022015-10984707_10152881444822949_1564204644_n
Las entradas.

Después de limpiar los platos de sopa, llegó lo bueno: unas papas fritas, unos aros de cebolla, un sandwich buffalo y una torta de cochinita pibil. Honestamente estaba entre una torta de camarones vietnamitas con coco y la tradicional cochinita, pero mis raíces mexicanas ganaron el debate. Guarnecida de piña, la tradicional cebolla morada y frijoles, no me arrepentí de mi elección.

12022015-10961846_10152881445067949_2132253654_n
sandwich búffalo
 

Lo simpático de L’encanto es que -como su logo lo indica- sus tortas son atípicas. Entonces, a pesar de que la torta de cochinita en esencia era muy tradicional, ésta venía montada dentro de un pan ciabatta. Yo soy alguien que muy fácilmente se harta del pan, pero me fue bastante fácil devorarme la torta completa, puesto que la humedad propia de la ciabatta y el hecho de que es mucho más delgada que una telera, armonizaba perfecto con la cochinita sin callar su increíble sazón.

Y cuando pensamos que no nos cabía ni un chícharo más -y estábamos listas para regresarnos a pie- leímos la carta de postres. Como era domingo no había mucha dieta presente a la cual atenerse por lo que cerramos la exquisita comida con dos mini tortas de chocolate belga y malvavisco y una mousse de vainilla, chocolate y oreo.

mini torta de chocolate belga y malvavisco. pH. María José

El servicio es bastante bueno. A pesar de ser por naturaleza, un establecimiento con mucho movimiento y rotación, los meseros son bastante atentos y rápidos en resolver peticiones. Además, se puede ver cerca de la terraza un área para proyección de películas al aire libre, actividad que falto por probar, pero ya habrá otra ocasión.

Una vez pagada la cuenta, tomamos la sabia decisión de caminar de regreso. Y las risas y chistes que podían oír las personas junto a los que pasamos, comprueban aquel dicho tan sabio:

panza llena, corazón contento.

  • Lugar: L’encanto de Lola
  • Dirección: Calle de la Amargura #14, San Ángel. DF (T) 5550-8429
  • Cheque promedio: $150-250
  • Formalidad: Casual.
  • Cuándo ir: Cuando estés listo para romper la dieta, comer delicioso y disfrutar de un ambiente muy relajado.

—–

¿Qué tal te pareció este artículo? No olvides dejar tus comentarios y recomendaciones en la sección de abajo. Si deseas participar en este espacio con artículos, reseñas o análisis de restaurantes en tu ciudad escríbenos a info@oddcatrina.com.

—–

Comentarios