Colores, texturas y vino. Tres palabras que encapsulan la esencia de la segunda ciudad más importante de Portugal. La vibrante personalidad del lugar de nacimiento del oporto es evidente en cada esquina: desde los intricados azulejos que distinguen su arquitectura, hasta las bodegas de vino, abiertas a visitantes, que adornan la colorida Vila Nova de Gaia.  El imponente Ponte de Dom Luis I (construido por el arquitecto de la Torre Eiffel) presenta una vista única del río Douro y la ciudad pintando una imagen que perfectamente representa a Porto: histórico, cosmopolita y completamente imperdible.

Fotos Isabela Oliveira

foto8
Mercado do Bolhão
foto9
Vista desde el teleferico de Vila Nova de Gaia
foto10
Barcos tradicionales para la transportación del oporto, frente al distrito da Ribeira.
 
foto11
Azulejo portugués en Vila Nova de Gaia
foto13
NIños celebrando el Carnaval
foto14
Una visita a la bodega de la marca de oporto Sandeman
foto15
El logotipo de Sandeman es uno de los más antiguos del mundo. Lo caracteriza la capa universitaria tradicional portuguesa.
foto16
Dos variedades de oporto joven: blanco y tawny.
foto17
Ponte de Dom Luis I
     

Comentarios