Habrán de perdonar el retraso. Generalmente tengo muy bien pensado de quién y qué quiero hablar en la colaboración del mes, y marzo no era la excepción. Pero, como muchas veces en la vida, mis planes cambiaron al encontrar una mejor alternativa. Algo que estoy convencida que fue para bien.

La colaboración de este mes es sobre un lugar ubicado en mis tierras regias (aunque vivo en el DF soy oriunda de Monterrey ). De hecho el lugar está muy cerca de mi casa. Lo sigo en Facebook, y su community manager logró su cometido. La verdad traía mucho antojo y cuando mi familia sugirió una cena el pasado jueves lo propuse como opción. El lugar se llama Beer For Us. Afirman ser la tienda de México con mayor variedad de cervezas artesanales. Según nos cuentan, tienen alrededor de 500 etiquetas. Algunas galardonadas y otras menos populares, de todos los rincones del mundo, Beer For Us ofrece una selección cuidadosamente curada.

La tienda está localizada en  la planta baja conocida como el depot. En la planta alta está el pub.  Un espacio tipo bar, con música agradable y variedad en sus opciones para acomodarse: booths, mesas tradicionales y periqueras en su terraza. El punto principal –además de la barra– es la ventana al centro que gracias a su doble altura, permite ver hacia el depot. Para este momento seguro se dieron cuenta que no es precisamente un lugar para ir a cenar con tus papás, lo bueno es que los míos están normalmente abiertos a mis sugerencias. Y en esta ocasión no se arrepintieron.

11106257_10152987078747949_1287120126_n
Fotos de María José Villareal
 

El menú no decepcionó. Con las clásicas opciones esperadas de un establecimiento tipo pub, hubo algunas que elevaron la variedad y calidad del mismo. Además, su menú de bebidas es reajustado por semana, así lo que se ofrece es lo que verdaderamente hay en inventario.

Antes de comenzar, quiero aclarar que no tengo ningún grado de sommelier ni soy connoisseur de cervezas, vinos, destilados y licores.  Aún sigo aprendiendo, así que esperando no decir una burrada, mis comentarios al respecto serán un poco limitados.

Con las piernas colgadas en una de las periqueras de la terraza, decidimos ordenar un poco de todo del menú de bebidas: una finísima cerveza estilo Golden Ale Belga (6.5% ABV originaria de estas tierras), una Lucky Buddha (cerveza clara artesanal 4.8% ABV originaria de China que dentro de sus granos contiene arroz), una copa de vino tinto de Casa Madero, un gin and tonic y una cerveza industrial. Les dejo a la imaginación quien pidió qué. Puedo decir que ambas cervezas son de sabor bastante similar y ligero, siendo la Buddha mucho más ligera y balanceada que la otra. Además, está última tenía un amargor bastante agradable en el retrogusto dándole suficiente cuerpo.

Ya cada quien con su respectiva bebida, que nos funcionó como aperitivo, recibimos con gusto los alimentos para maridar. Primero, una ensalada de betabel, panela, aderezo de aguacate y pepitas de calabaza. Personalmente, me cansa bastante el sabor del betabel, pero el delgado grosor de la rebanada y el contraste en sabor del aguacate y textura de las pepitas balancearon el platillo de una manera muy agradable. Los tacos de camarón capeado con salsa de habanero estaban exquisitos. Cada ingrediente dio lo que se esperaba: desde lo crocante de la cebolla morada y la tortilla, hasta lo ácido de la salsa de habanero. La torta de pork belly no era demasiado grasa, lo que permitió disfrutar los demás ingredientes, como la cebolla caramelizada. Y por último, la hamburguesa de la casa que fue una verdadera pareja de la calidad de las bebidas; con queso cheddar y un pan fresco se acompañaba la jugosa carne, con mucho sabor y personalidad. El único problema fue que se acabó muy rápido.

11119063_10152987078797949_2048580902_n

Bastante satisfechos, pero con ganas de más, decidimos pedir de postre las crepas en salsa de frutos rojos. He de ser sincera, ya que después de semejante cena el postre se quedó un poco corto. Las crepas estaban gruesas y poco crudas, y aunque la salsa era buena en sabor, carecía consistencia y un contraste ácido que proporcionan los lácteos.

Después de un muy buen servicio de parte de nuestro mesero, Jesús, dimos por terminada nuestra cena en familia. ¿Veredicto? Definitivamente volveré. Aunque la pasé muy bien con mi familia, es un lugar enfocado a un segmento más joven. La opción perfecta para unos drinks de sábado o el clásico juevesito, así como un pit stop obligado antes de las idas al rancho el fin de semana con la llegada de días más cálidos.

  • Lugar: Beer For Us
  • Dirección: Av. Alfonso Reyes #341 Col. Contry El Tesoro, Monterrey. NL (T) 2138-0506
  • Cheque promedio: $250-300
  • Formalidad: Casual.
  • Cuando ir: Un pub siempre será un homenaje a la amistad. Así que con tus amigos.
11116078_10152987078737949_190203613_n

Comentarios