De la oficina me teletransporto directamente a la playa, y me imagino con una piñada colada, un aguachile de camarón y una Pacífico. Escucho las olas, huelo el bronceador de coco, y siento la arena entre mis dedos. Tristemente sigo en la oficina, pero la música me transporta a un rato de relajación. Ante estas circunstancias: mi solución es Acapulco en la oficina.

Piña colada

Lo único que necesitas, son hielos, un vaso y medio de jugo de piña, y medio vaso de crema de coco.

Vierte todo en la licuadora, calcula un poco las cantidades, si necesitas un poco mas de hielo, o quizá de crema de coco, sirve, disfruta y llévala a tu oficina, en caso de que tu jefe sea muy buena onda, también le puedes añadir un poco (pero sólo un poco) de piquete.

¡A disfrutar!

 

Comentarios