Rituales de té vol.9

Contrario a lo que pensaba yo (tal vez ustedes también) en Marruecos no se tomó té hasta que los ingleses llevaron el té verde estilo gunpowder al Norte de África a mediados del siglo XIX. Parece que antes sólo tomaban infusión de menta. Pronto combinaron menta y té verde y obtuvieron una bebida más fresca y energizante.  Les paso una receta relativamente nueva que hacemos en mi casa: en vez de azúcar de caña usamos miel de agave. Es ideal para ponernos de buenas en un fin de semana de quedarse en casa con una buena lectura. Un consejo: que no les de la tentación de enfriarlo, caliente refresca y sienta como un digestivo excelente.

Ingredientes

  • Una cucharada de té verde (el típico es el gunpowder, pero puedes comprar té verde a granel en Mamá Coneja, si se fijan en la foto de abajo el gunpowder está enrolladito como balitas)
  • Una cucharada de menta o yerbabuena fresca
  • Una pequeñita cucharada de miel de agave (pero poquitíta, porque es dulcísima)
  • 200 mililítros de agua hirviendo

 

Instrucciones

1. Hierve el agua, vierte una cucharada de té, vierte el agua hirviendo en el té. Espera tres minutos y tira esa primera infusión (o tómatela, pero ésta no te servirá para el moroccan) 2.  A continuación vierte sobre las hojas húmedas la menta, la miel y otro chorro de agua y deja infusionar por otros 5 minutos. 3. Ahora viene la parte divertida: cual café chorreado viertelo de lo más alto que puedas y regrésalo al contenedor unas dos o tres veces. El verterlo de vuelta ayudará a mezclar la miel y el hacerlo desde una altura considerable le dará una capita de espuma a tu té. 4. ¡Disfruta!  

Comentarios