puente Stari Most, Bosnia

Dejamos Budva, Montenegro, a las 7am emocionados por la aventura que venía por delante. Íbamos hacia Bosnia, un país que hace tan solo unos años salió de una de la guerras civiles mas crueles del Siglo XX. La carretera que bordea el mar Adriático que habíamos recorrido hacia dos días, cuando llegamos a Montenegro, nos seguía impactando con sus paisajes de postal, de naturaleza accidentada y sus monasterios adentro del mar.

SVETI Stefan en Montenegro.
SVETI Stefan en Montenegro.

Un viaje por Bosnia. Fotografías y texto por Héctor C. Hernández para odd catrina

Después de una hora, llegamos a la desviación hacia el cruce de frontera con Bosnia, aquí empezaba una carretera empinada donde subimos del nivel del mar, hasta 1000 metros por encima de éste. Al cruzar la frontera sentí como si cruzara un portal del tiempo y retrocediera 20 o 30 años. Después de la devastadora guerra de los Balcanes, se creó Bosnia y Herzegovina, que consta de dos repúblicas en su territorio: República Serbia de Bosnia, de mayoría Ortodoxa, y la República de Bosnia y Herzegovina, con poblaciones musulmanas y católicas.

Un viaje por Bosnia. Fotografías y texto por Héctor C. Hernández para odd catrina
carretera hacia Bosnia desde Montenegro. Fotografías: Héctor Hernández

La primera parte del territorio que cruzamos era Serbio. Al pasar la ciudad de Trebinje hacia Mostar, empecé a ver las huellas de la guerra en sus edificios y casas bombardeadas y mezquitas abandonadas, sin embargo, era poco el daño causado en comparación con aquel del territorio musulmán y católico.

Al entrar a Mostar parece que entras a un set de una película de guerra, con edificios bombardeados y agujeros de balas en todas las construcciones de la ciudad. Al llegar al centro lo primero que vi fue un paisaje profundamente constrastante: de un lado del rio iglesias católicas y del otro, mezquitas.

Después de una difícil búsqueda de estacionamiento cerca de la ciudad antigua, logramos encontrar un sitio del lado musulmán, donde nos bajamos a caminar en búsqueda del famoso puente de la ciudad, el Stari Most. Para  lado al que volteara veía hermosas mezquitas, prácticamente una en cada cuadra.

Al llegar a la ciudad vieja (a la cual solo puedes acceder a pie), quedé asombrado, ya que me encontré ante una auténtica ciudad medieval. Al entrar en esta área me remonté a las imágenes que tengo del siglo XV, prácticamente no ha cambiado nada desde entonces; la angustura de las calles y sus construcciones no se han modificado, y la gente sigue viviendo y comerciando ahí de la misma forma que sus ancestros.

Un viaje por Bosnia. Fotografías y texto por Héctor C. Hernández para odd catrina

Cuando nos acercábamos al puente, vi una mezquita que me llamó mucho la atención, por lo que decidí entrar. Unos metros adelante me encontré al guardia que la vigilaba, el cual por apenas 3 Euros me dejó entrar al recinto y subirme al minarete. Si consideré las escaleras de una torre medieval angostas, las del minarete las dejaron cortas, pero la subida valió la pena. Desde lo alto vi el Stari Most sobre el rio Neretva y sus aguas de distintas tonalidades. El Stari Most es un puente del siglo XVI, hoy en día simboliza la unión entre las dos comunidades de Bosnia.

mezquita en Mostar, Bosnia
mezquita en Mostar, Bosnia

Después de salir de la mezquita fuimos hacia el puente de Mostar, y lo cruzamos hasta llegar al lado cristiano. De ahí continué mi camino por la ciudad vieja hasta llegar a un restaurante lleno de gente local, una pizzería en la cual mediante señas logré ordenar una de las mejores pizzas que he comido en mi vida el cual acompañe con un café estilo turco (de sabor fuerte y especiado pero único).

Al poco tiempo nos dirigimos a Medjugorje, que está situado a unos 25 km de Mostar cerca de la frontera con Croacia. Este pueblo se hizo famoso con la aparición de la virgen María, como Reina de la Paz en 1981 y 1982. Éste es un lugar de peregrinaje y una profunda devoción internacional; desde que puse un pie en el santuario sentí una vibra que difícilmente podría describir.

¿Has visitado esta parte del mundo? No dejes de compartir tus recomendaciones en la sección de comentarios más abajo. O envíanos tus pensamientos a info@oddcatrina.com

—-

Comentarios