Concepto, lugar y atmósfera hacen que el hotel Encuentro Guadalupe, en Valle de Guadalupe en Ensenada, sea una referencia de hotel boutique en México.

Desde que estuve trabajando en mi tesis, me obsesioné por conocer este increíble lugar. Por muchos años estuve planeando en visitarlo, y fue hasta hace poco que decidimos ir a vivir la experiencia.

Pero, ¿qué es lo que más llama la atención de este recinto? Sin duda el que todas las habitaciones se encuentren distribuidas por el complejo, como un campamento, en donde cualquier comunicación con la recepción se realiza a través de un radio, y para moverte a la alberca o a la recepción requieras de una bicicleta, camionetas del hotel o caminar. Está prohibido meter comida, fumar o maltratar las áreas del lugar. El propósito es respetar el recinto, y desconectarte del bullicio de la ciudad.

Al llegar, te diriges directamente a la recepción, en donde te entregan un mapa del lugar, y una lámpara para que pueda usar de noche. En el mapa vienen los números de habitaciones, las áreas comunes y las reglas a seguir.

Las habitaciones son sobrias, limpias, de techo alto y con importancia en los pequeños detalles. Los pisos de concreto pulido, páneles sobre los muros, lámparas hechas a partir de tuberías de acero galvanizado y con calefacción, para no pasar noches frías. Fuera de cada habitación se encuentra una terraza, con una chimenea lista para usarse de noche al lado de una rica copa de vino.

***

Por la mañana, la luz entraba lentamente entre las persianas, anunciando el despertar del valle. Salí a la terraza y contemplé como comenzaba a salir el sol, mientras iluminaba uno a uno los viñedos hasta donde alcanza la mirada. Enseguida, luz y colores delataron las formas y relieves del hotel y el paisaje desértico de inmensas rocas. Mi emoción era tal que busqué todos los ángulos para tomar una buena foto. Mi sonrisa continuó aún en el desayuno, en donde un pequeño menú ofrecía hot-cakes con tocino, o distintos omeletes, todo con un sabor casero-gourmet. Por la tarde pasamos un rato en la alberca y posteriormente en el Jacuzy, acompañado de una copa rebosante de vino.

Encuentro Guadalupe es uno de esos rincones inolvidables donde te das cuenta que la naturaleza y una copa de vino son ingredientes infalibles para un viaje inolvidable.

Para más información:

http://antiresorts.com/    

Comentarios