Es época de viajes de verano, y yo sigo aquí sentada en mi oficina lista para empezar el día y para casi terminar la semana. Extraño las épocas de estudiante, donde tenías hasta dos meses de vacaciones para despertar tarde, viajar lejos o disfrutar de las cercanías.

Esta lista me hace viajar sin tener que abandonar mi silla, me transporta a lugares que visité con anterioridad y que aún me quitan el sueño, y me ayudan con el hormigueo de pensar en el siguiente destino. Pónganse sus audífonos, suban el volumen un poco más de lo común y disfruten de las distintas variedades que me aceleran y desaceleran el corazón.

 

Comentarios