Si algo podemos aprender de estas pasadas elecciones intermedias en México es que gran parte de la sociedad se unió para demostrar la inconformidad en la que vive. Ilustración: Pilar Gómez

Las candidaturas independientes son parte del paquete de reformas estructurales aprobadas en esta administración; en pocas palabras éstas se lograron gracias al PRI, demostrando que ellos –como repiten una y otra vez- sí saben gobernar, ¿y así les pagamos, quitándolos del poder?

Sí, la afirmación donde mencionan la aprobación de estos logros en materia electoral fue hecha no sólo por algunos candidatos del PRI en las pasadas elecciones durante sus campañas, sino recientemente por el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, quien al felicitar a los ganadores, repitió semejante declaración.

¿Egolatría o ignorancia? No sabemos, quizá ambos. La realidad es que estas elecciones fueron sorprendentes para muchos; se decía que las candidaturas independientes favorecerían al PRI, pues dividirían a la oposición y así éste ganaría, pero no imaginaron que la oposición, cansada de un gobierno sin rumbo, de promesas incumplidas y de una economía truncada, se uniera tal que logran sacarlos del poder.

Y así, siendo las primeras elecciones que toman en cuenta esta figura, se lograron muchos éxitos. Éxitos que, si se mantienen honestos, advierten un futuro prometedor para la vida democrática en México.

Las candidaturas independientes son fruto de años de trabajo y de múltiples esfuerzos tanto del gobierno como de miembros de la sociedad civil, así que el afirmar que ha sido gracias a un sólo partido es sumamente presuntuoso y falso.

Para refrescar la memoria de quienes afirmaron lo antes mencionado; las candidaturas independientes son fruto de la Reforma Política propuesta por Felipe Calderón en el 2009[1], y desde entonces se contemplaba incluir propuestas ciudadanas y candidaturas independientes.  Ésta fue aprobada en el 2012, año en el que el Senador Javier Corral[2], del PAN, junto con otros senadores impulsaron la legislación secundaria en torno a las candidaturas independientes [3] y finalmente promulgada en el año 2014, bajo la estructura del Pacto por México, sí, durante la actual administración del PRI, pero pendiente desde años atrás.

Así que como la mayoría de las reformas estructurales que esta administración presume, no fue fruto de un sólo partido político. De hecho, esa mentalidad narcisista es una de las tantas cosas que afectan a nuestro querido país.

Si algo podemos aprender de estas elecciones es que gran parte de la sociedad se unió para demostrar la inconformidad en la que vive; algunos esfuerzos colectivos fueron fructíferos y otros no, pero nos queda el despertar ciudadano y la unión social.

Entre aquellos que no lograron su cometido final, se puede mencionar el caso de Chiapas, donde a pesar de que una gran parte de la población no cuenta con acceso a redes sociales, se desató un gran movimiento entre líderes comunitarios para anular el voto –sea ésta una buena o mala elección-, y lograron que casi el 6% de la población lo hiciera, porcentaje que superó el número de votos que obtuvieron otros partidos. Y aunque al final, los trueques ya conocidos por el Partido Verde lograron que éste, junto con el PRI ganaran con casi el 70% del total de votos , se logró una unión cívica.

Por otro lado, en el sector con acceso a redes sociales, la fuerza que se desató en la recolección de firmas electrónicas para destituir al Partido Verde fue grande, pese que al final venció la raquítica e ineficiente manera que tuvo el INE para resolver las múltiples violaciones a la ley que este partido tuvo, -suficientes para quitarle el registro- se logró, una vez más, un despertar.

Si dejamos a un lado los esfuerzos colectivos que –si bien no lograron su objetivo final- lograron efectos indirectos como los antes mencionados, vayamos a los que sí lograron el objetivo final: quienes ganaron con una candidatura independiente. Qué gran paso a nuestra democracia, qué gran logro para mostrar una inconformidad hacia los partidos corrompidos, a aquella realidad inherente en el país y que pocos beneficios nos ha traído.

La sociedad se unió y en Nuevo León, Sinaloa, Guanajuato, Morelia y Jalisco, candidatos sin el respaldo de una estructura partidista vencieron a los partidos de siempre; en el caso de las presidencias municipales en Jalisco, donde el partido Movimiento Ciudadano arrasó y la gubernatura de Nuevo León está claro que más allá de las propuestas políticas, la gente optó por sacar al PRI.

¿Son buenos o malos los candidatos? Para unos sí y para otros no pero definitivamente la lógica detrás del voto de castigo es que es preferible tener a quien no representa que a quien tampoco representa y encima, carga con el misma estructura simuladora y ególatra que el PRI ha tenido desde sus inicios. Un claro ejemplo de hasta dónde llega el desencanto priísta es el triunfo de Cuauhtémoc Blanco en la alcaldía de Cuernavaca; hasta ese punto llegó una sociedad harta de lo poco que les ha ofrecido.

Del otro lado de la moneda se encuentran aquellos que el desencanto les provocó indiferencia y poco interés de legitimar un sistema que para ellos, no sirve: los que no votaron. Con un abstencionismo –en promedio- de más de la mitad del padrón electoral, estas pasadas elecciones nos enseñaron mucho; la unión de la otra mitad, la que salió a las calles a seguir luchando por una mejor democracia y por un mejor país, tiene mucho de qué hablar.

El pasado 7 de junio se llevaron a cabo elecciones en 16 estados de la República Mexicana para elegir representantes para diputaciones locales, en 9 para elegir gobernador del estado y en las 32 entidades del país para elegir diputados federales. En esta ocasión, además de los partidos de costumbre (PRI, PAN, PRD, PT, Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza) se incluyeron tres nuevos a nivel nacional: Partido Humanista, Encuentro Social y Morena, así como candidaturas independientes. Además de esto, las elecciones contaron un número considerable de jóvenes: 317 menores de 30 años participaron como candidatos en esta contienda electoral.

[1] Diario Oficial de la Federación, http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5262910&fecha=09/08/2012

[2] Iniciativa con proyecto de Decreto en Materia de Candidaturas Independientes. http://javiercorral.org/web_images/audio_vZ9JeR76SaRvul8e1cEL3ef1VzTemH.pdf

[3]“Senadores del PAN presentan iniciativa en material de candidaturas independientes http://www.pan.senado.gob.mx/2013/07/audio-de-la-conferencia-de-prensa-concedida-por-los-senadores-laura-angelica-rojas-marcela-torres-y-javier-corral/

—–

¿Qué tal les pareció este artículo? No olviden dejar sus recomendaciones en la sección comentarios más abajo o escribirnos a info@oddcatrina.com.

—–

Comentarios