Fotografía: Rocío Gómez

Este no es un artículo para criticar a México y sus instituciones. No enumeraré los infinitos problemas que existen, ni me quejaré de los resultados electorales, ni diré que ya no tiene caso porque los corruptos seguirán siendo corruptos, los políticos seguirán siendo políticos y el presidente seguirá haciendo… lo que sea que esté haciendo.

No, con estas pequeñas sugerencias busco abordar el síndrome de victimitis mexicana para que tú y yo pensemos que mejorar al país sí está en nuestra manos.

Lo siguientes puntos fueron inspirados en una conversación que tuve con una persona que admiro mucho, una que se paró de la mesa de discusiones y caminó en busca de las soluciones… un saludo desde mi trinchera hasta la suya.

1. Formaliza

¿Te molesta la poca seriedad con la que se hacen las cosas en México?

Somos un país informal, lo sé yo, lo sabes tú y lo sabe el gobierno. Nos regodeamos si logramos encontrar una forma de eludir nuestras obligaciones. Evasión de impuestos, facturas compradas… pero todo lo que nos beneficia a corto plazo, nos perjudica al largo. ¿Cómo podríamos exigir honestidad si no la practicamos nosotros mismos?

Lo que les propongo es formalizar. Hacer la declaración de impuestos, meterse a la página del SAT y volverse una persona sin un pero fiscal. Paguemos lo que tengamos que pagar, así podremos exigir lo que nos toca. Desde las macro empresas, pasando por las PYME y terminando con las micro, debe de haber formalidad…

¿A qué me refiero con esto? A asegurar a los empleados al Seguro Social, pagar bien los sueldos y plantear un diseño económico honesto en donde no haya tanta diferencia entre la cabeza de la empresa hasta el peón más pequeño.

2. Habla

¿No te gusta la inseguridad, la impunidad y todo lo que hace que tú y tu familia se sientan inseguros hasta en su propia casa?  Toma un papel activo en medio de una emergencia:

  • Si ves un robo, denúncialo
  • Si ves un tráiler varado en la carretera, llama a emergencias
  • Si una empresa te da mal servicio, dilo al gerente
  • Si ves un asalto, ayuda
  • Si ves un bache en la calle, pide que lo arreglen

Las cosas no se arreglan solas. Sé que el sistema de emergencias mexicano (algunas veces) deja mucho que desear, pero el cambio no es instantáneo. Al hacer las llamadas, lograremos identificar las fallas y así sabremos en qué se puede mejorar.

3. Une

Solemos pensar que nuestra gran labor cívica en la vida consiste votar, sentarse en una silla y criticar las acciones del que dirige; pero en este escenario nos convertimos en “víctimas” de las voluntades de unos pocos.

Así que unámonos en comunidad: tus necesidades probablemente son las de muchos. Participemos en las juntas de colonos o en las reuniones estudiantiles. Inscribámonos a grupos que busquen nuestros mismos objetivos.

4.Participa

Hacer que el presidente haga lo que queremos es casi imposible, pero presionar al diputado/ regidor/ presidente de partido  para que ponga las necesidades de nuestra comunidad en sus respectivas mesas de trabajo es mucho más factible. Seamos sinceros, ellos están ahí para que nosotros seamos escuchados, ellos representan al pueblo, pero el pueblo no les habla.

¿Quienes son los que sí están ahí para presionarlos? Los que tienen intereses partidistas, o los que tienen dinero de por medio. ¿Y ellos qué hacen? Siguen las peticiones de lo que les piden…pero si nosotros no estamos en contacto con ellos, olvidan que los que votamos por ellos fuimos nosotros y que a nosotros se nos debe su esfuerzo.

mexico-en-reparacion-www.oddcatrina.com
Ilustraciones: Maca Arena

5. Informa

No podemos luchar por algo si no estamos informados. ¿Cómo saber qué podemos exigir si no sabemos nuestros derechos? ¿Cómo saber en qué podemos ayudar si no sabemos nuestras obligaciones? No se trata de que nos sintamos mal por lo que no hemos hecho, sino que nos levantemos de nuestra comodidad y comencemos ahora.

Hay que informarnos. Ver qué problemas hay y qué se ha hecho en otras partes que se pueda aplicar localmente para encontrar la solución. Leer el periódico o escuchar podcasts sobre la situación actual. Estar al pendiente de la declaración anual, actualizar la formación profesional, inscribir o frecuentar revistas de opinión y leer artículos de temas de tu interés. No te digo que leas cosas aburridas, hay páginas muy interesantes que buscan proponer contenido de una forma amena para que tú tengas la información correcta al alcance de un click.

6. Ayuda

México necesita manos que quieran ayudar, ayuda de la buena, ayuda de la desinteresada.

Hace poco escuché sobre un grupo de madres de una escuela privada que querían ayudar a una comunidad de bajos recursos. Se me hizo muy padre pues lo que hicieron fue compartir sus  conocimientos con las amas de casas de la comunidad. Les enseñaron cómo ordenar y calcular el presupuesto de la casa y cómo optimizar recursos y lograr ahorros. Ademas, dieron cursos sobre psicología infantil y economía del hogar.

Ayudar no significa algo tan lejano como irte a África a cavar pozos de agua por el bien de la humanidad, significa estar atentos a las necesidades del que está a lado tuyo. Ese que está al alcance de tu mano y de tus capacidades.

Identifiquemos las ONGs o instituciones que están logrando un cambio y apoyemos, así de simple puede ser.

7. Mejora

Mejorar como país… eso es complicado pero no imposible:
  • ¿No nos gusta el narcotráfico? no compremos ni consumamos droga;
  • ¿No nos gusta la deshonestidad en la policía? no demos mordidas;
  • ¿No nos gustan las dictaduras? votemos inteligentemente;
  • ¿No nos gustan los monopolios económicos? apoyemos a la producción local;
  • ¿No nos gusta la falta de cultura? consumamos la que se produce;
  • ¿No nos gusta el gobierno mexicano? seamos mexicanos dignos de uno mejor…

8. Ten valor

No será fácil, nada que vale la pena lo es.

Hay momentos difíciles en la vida de una persona que quiere mejorar. Existe esa etapa en la que en la oficina te ven feo por querer hacer las cosas bien, o en la escuela te juzgan por no copiar tareas o por hacer tu mejor esfuerzo. A veces  existe el miedo a denunciar algo por la propia seguridad. Esa etapa es crucial para mantenernos en el camino del cambio. Será difícil y todo mexicano lo sabe. Serán tiempos de luchar contra corriente. El cambio no se hará instantáneamente: las cosas buenas no se cuecen en el microondas como palomitas. Serán cambios lentos, incluso minúsculos, pero que al final valdrá la pena.

poder-ciudadano-mexico-www.oddcatrina.com

 

Comentarios