Justo en el corazón de San Cristóbal, apenas a unas cuadras del bullicio, la gente, los restaurantes, las coloridas artesanías, y los niños que venden llaveros del Sub-comandante Marcos, tan simpáticos que no podrán evitar comprarlos, se encuentra el Hotel B¨O, el lugar perfecto para escapar el fin de semana y poder explorar Chiapas a profundidad.

El buen diseño cubre este hotel de pies a cabeza, no hay ningún rincón que no tenga una razón de ser – o al menos se perciba así-, todo es armónico, desde el resultado final de las habitaciones hasta una maceta o quizá una lámpara acomodada de cierta posición o elegida de cierto color.

El lugar habla por sí sólo, su atmósfera relajada invita a admirar el hermoso San Cristóbal. El área de las habitaciones, situado a unos pasos del lobby y del restaurant, se distingue por un jardín central, el cual cuenta con pequeñas sillas, flores de distintos colores y espejos de agua distribuidos de manera uniforme.

La habitación, con toques de color por todas partes, esconde detrás de una mampara de madera un baño con espejos de pies a cabeza, por lo que si olvidan cerrar la mampara por la noche, a plenas siete de la mañana, entra tanta luz que pensarán que se han quedado dormidos durante varias horas de más.

Como todo buen hotel boutique, no dejan de sorprender el cuidado de los detalles. Sobretodo aquellos que dejen una huella memorable en sus visitantes, como fue, al final de la estadía, el ofrecer una canasta llena de animales de tela de distintos tonos y combinaciones, de entre los cuales pueden elegir el que más les guste para que los acompañe, junto con los recuerdos y vivencias en Chiapas, de regreso a casa.

http://www.hotelbo.mx/

No olviden seguirme en mis cuentas de Instagram y  Twitter 

Comentarios