Jacqueline Kennedy en la portada del semanario Time. Imagen subida por: manhhai / Foter / CC BY (modificada)

Revolucionó la Casa Blanca mientras enamoraba los Estados Unidos con un porte único. Un ejemplo de sofisticación: Jacqueline Kennedy Onassis.

Su pasión por el arte, historia y cultura estadounidense quedaron plasmadas en la renovación de la Casa Blanca, misma que fue documentada en un evento televisivo conocido como A tour of the White House with Mrs. John. F. Kennedy (1962). Dicho especial alcanzo audiencias mayores a los 56 millones de espectadores, cosa que llevaría a otorgarle un “Emmy” honorario.

Nacida Jacqueline Lee Bouvier en Southampton, Nueva York un 28 de julio de 1929, Jackie creció en un núcleo familiar privilegiado. Asistió a la prestigiosa escuela Miss Porter’s School en Connecticut en la cual desarrolló habilidades como el arte de la conversación y modales, factores que saldrían a relucir dentro de su rol como Primera Dama. Además de francés, hablaba español e italiano de manera fluida.

Dos de las pasiones mas representativas de Jackie eran la moda y la escritura; en 1951 ganó el Prix de Paris un concurso realizado por la revista Vogue, en el cual se debía realizar un ensayo cuyo premio era una pasantía en Paris, pero tuvo que declinar debido a la inconformidad de sus padres. En 1952 obtuvo su primer trabajo para el “Washington Times-Herald” en el cual se desempeñaba como reportera e iba por las calles preguntando sobre  temas de actualidad. En ese tiempo Jackie conoció a John F. Kennedy durante una  cena, para el siguiente año contraer nupcias.

President and Mrs. Kennedy deplane from Air Force One at Love Field in Dallas, photograph by Cecil Stoughton, November 22, 1963. Courtesy National Archives, John F. Kennedy Presidential Library and Museum, Boston, Massachusetts.
Jacqueline Kennedy porta el Chanel “Sugar Pink”. Foto: National Archives, John F. Kennedy Presidential Library and Museum, Boston, Massachusetts. Imagen subida por Marion Doss utilizada bajo una licencia de Creative Commons Atribución Compartir Igual.
 

Tras el matrimonio, los asesores políticos del actual presidente vieron en la Sra. Kennedy una oportunidad para cautivar a la nación, por medio de un aire juvenil pero sofisticado, muy a lo Hollywood de aquel entonces, buscando así proyectar un gobierno fresco y progresista.

Cortó su cabello, adelgazo un poco y se agregó sofisticación a su estilo buscando marcar una diferencia a sus predecesoras, las cuales solían lucir señoriales y anticuadas. A diferencia de otras primeras damas no le gustaba ostentar dicho titulo. “No me gusta ser llamada de esa manera”, decía, “suena como un caballo ensillado”.

Quería ser pro-activa y no convertirse en un accesorio para su marido, buscó involucrar su interés por el arte con la política mediante galas en la Casa Blanca durante las cuales los visitantes pudieran tener un breve recorrido por la historia nacional, mostrando su sofisticación en el outfit que portaba para cada evento.   Posteriormente Oleg Cassini fue seleccionado como el diseñador de cabecera para la Jackie, su experiencia se basaba en vestuarios para las estrellas cinematográficas de aquel entonces, por lo cual sabía crear piezas que lucieran bien ante la cámara sin importar el ángulo del que fueran tomadas.

El interés de la Sra. Kennedy por el diseño europeo era una de sus más grandes predilecciones, especialmente los diseñadores  franceses, entre los cuales destacan como sus favoritos:  Chanel, Balenciaga, Givenchy, Yves Saint Laurent, Ungaro, Dior, Ferragamo y Gucci. Desafortunadamente en aquel entonces la mayoría de las prendas usadas en los Estados Unidos eran fabricadas en el país, por lo cual el sindicato de manufactura textil veía de manera negativa que la Primera Dama usara prendas elaboradas fuera de la nación, así que la solución a dicho problema fue propuesta por el mismo Cassini; el cual era el encargado de seleccionar piezas de reconocidos diseñadores adecuados para su estilo, comprar los derechos del diseño y regresar a América para dentro de la nación realizar la manufactura.

10930023226_7f2c25f20c_o
Jackie O. en una limosina Cadillac en 1966. Fotografía de Jim Jordan subida por Dave S, reproducida aquí bajo una licencia de Creative Commons Compartir Igual.
 

La pareja Kennedy proyectaba una imagen juvenil y fresca gracias al inigualable estilo influenciado por Jackie, factor que aportó gran popularidad durante los años de gobierno de John F. Uno de los atuendos más recordados y simbólicos fue el traje Chanel “Sugar Pink”, uno de los predilectos de su marido y que lamentablemente portó el día 22 de noviembre de 1963 cuando éste fue asesinado en Dallas.

Después de la perdida de su marido, Jackie salió de Estados Unidos y se llevó a sus hijos a Europa, usando prendas de alta costura sólo en galas; prefiriendo los pantalones e incluso jeans en un estilo mucho más relajado, convirtiendo los llamativos patrones de Pucci en elemento recurrente de su sello. Cinco años después de su llegada, Jackie conoció al magnate naviero Aristóteles Onassis que posteriormente la desposaría en 1968. Ella usaría un increíble Valentino (Valentino Garavani y Jackie eran amigos cercanos, él decía que ella tenía la cualidad de hacer que un vestido por simple que fuera se tornara elegante.).

  Se dice que entre sus accesorios favoritos se encontraba la Gucci “Hobo Bag” que fue introducida en 1950 y dado el auge que tuvo en el brazo de la Primera Dama, a partir de los 60s se conoce como la “Jackie O”. En 2009 Frida Giannini directora creativa de Gucci decidió crear el “New Jackie” basado en el modelo anterior.

El uso de perlas siempre era una buena opción para Jackie, y las usaba en cualquier ocasión. Su matrimonio con Onassis sólo duro siete años y después del fallecimiento de su segundo marido volvió a América para establecerse en Nueva York como editora consultora del periódico “Viking Press” y posteriormente como editora para la importante compañía de publicaciones “Doubleday”, donde colaboró con la publicación de más de 100 libros.

Su carrera como editora duro veinte años donde vivió y realizó lo que realmente le agradaba.   Falleció a la edad de 64 años y fue enterrada a lado de su primer marido en el “Arlington National Cemetery”. Será recordada por sus ajuares inigualables y su gran elegancia además de su inteligencia, simpatía y liderazgo, que la llevaron a convertirse en un gran ícono en el mundo de la moda.

jackie0collage

***

Ve más fotos de Jackie O y su inigualable estilo en esta galería

Comentarios