Mad Max: Fury Road llegó rugiendo en todo su estridente esplendor al cine hace unos meses y mucho se ha dicho de ella desde entonces. Es una de las mejores películas de acción del año. Es una de las mejores películas del año, punto. La saga de Mad Max no es nueva, Mel Gibson le dio vida al arenoso universo distópico en los ochentas, pero esta última entrega protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron revivió la franquicia de una manera nueva y vital.

Como blockbuster veraniego Mad Max resulta una bocanada de aire fresco, no sólo porque en una época en la que el CGI sobresatura todas las entregas cinematográficas opta por regresar a las acrobacias y efectos especiales a la antigüita, sino porque cuenta con un elenco de excelentes personajes femeninos.

Aunque parezca extraño, las películas de acción no suelen contar con muchas figuras femeninas. Las mujeres generalmente aparecen como personajes secundarios y toman el papel de la novia/esposa/hermana preocupada de nuestros héroes, muchas veces en aras de ser salvada. Véase películas tan variadas como Día de la Independencia, Iron Man, la primera Misión imposible, Pearl Harbor, Duro de matar, 21 jumpstreet  Transformers. 

Las películas de acción en las que las mujeres toman el papel principal son escasas, especialmente en el mainstream hollywoodense. Tan solo échenle un ojo a este artículo que enlista las 15 mejores películas de acción con protagonistas femeninos (spoiler, Mad Max: Fury Road es la número 1): la mayoría son películas independientes, de Género o extranjeras (principalmente asiáticas), con excepción de Aliens, Terminator 2Kill Bill.  

No son pocas las mujeres que disfrutan la diversión palomera que traen las grandes películas de verano, sólo son pocas las que habitan las grandes pantallas en historias repletas de emocionantes secuencias y exhilarantes efectos especiales. Y las que sí, generalmente resultan personajes de poca profundidad, mal caracterizados o meros accesorios narrativos (piensa en MaryJane Watson del Spiderman de Sam Raimi o muchas de las chicas-Bond). Tan sólo este verano Jurassic World nos ofreció la ridícula secuencia de una mujer corriendo de un T-rex en tacones (eh, nop; se rompen… te mueres. fin).

Estamos tan acostumbrados a películas enteras en las que hay una o dos mujeres en universos poblados por hombres (héroes, villanos, secuaces, transeúntes), que películas como Mad Max resultan extrañas cuando llegan. En un mundo distopiano en el que el agua y la gasolina son escasos Mad Max (Tom Hardy) se une a Imperator Furiosa (Charlize Theron) en su misión de salvar a cinco de las esposas o “breeders” del despiadado dictador Immortan Joe.

Charlize Theron se adueña de la película con su excelente actuación como Furiosa: una guerrera experimentada en busca de redención, que lo arriesga todo para salvar a 5 adolescentes. Pero no es la única mujer en un mundo de hombres, a lá la princesa Leia en Star Wars: la película nos presenta una colección de personajes femeninos de peso. Cada una de las esposas cuenta con una personalidad distintiva y respeto narrativo. Y en la exhilarante e interminable persecución que compone la película encuentran más de una mujer entre sus aliados.

El hecho de que exista no uno sino muchos personajes femeninos en la historia es importante porque le quita el peso a una sola de representar a todas y cada una de las mujeres. Cuando hay sólo una mujer en la historia de muchos hombres (léase Black Widow en Los Vengadores o Tauriel en El Hobbit) automáticamente representa a LA MUJER. Cómo esté caracterizada dirá mucho respecto qué se considera un buen personaje femenino; en las películas de acción tendemos a obtener y respetar aquellas heroínas que compiten con los héroes en términos de fuerza física o proeza marcial. Heroínas como Furiosa.

Pero Mad Max nos presenta muchos tipos de heroínas: no solo la fuerte Furiosa sino también las cinco esposas, heroínas más vulnerables y más prototípicamente femeninas. No están ahí como decoración o como meros accesorios narrativos (es decir aquel típico papel de la damisela en peligro) sino que su determinación y acciones inciden en la historia de la misma manera que Max, Furiosa o el war boy, Nux (Nicholas Hoult).

No tienen que ser fuertes y feroces físicamente para ser buenos personajes: la determinación y valentía de Angharad (Rosie Huntington-Whiteley) inspira a sus hermanas a revelarse frente al yugo de su sádico esclavista, y la delicadeza y empatía de Capable (Riley Keough) hacen de Nux su aliado. El manifiesto principal de su escape lee:  “No somos cosas”. El motor que empuja toda la emocionante persecución de la película es la convicción de estas mujeres de que no son cosas para encerrar y admirar, usar o desechar.

Y la pelicula imita su trama al hacer de sus personajes femeninos no adornos o accesorios, sino mujeres humanas.

Comentarios