Fotos cortesía de Marisa Canales

banner-femina-sonora

Marisa Canales es una excelente intérprete mexicana, cambió la carrera de física que cursaba en la UNAM por estudiar flauta en la Universidad de las Artes de Philadelphia y más tarde, becada por el gobierno francés, hizo un posgrado en el Conservatorio Nacional de Versalles.

Incansable intérprete de música nueva, rebelde frente a las limitaciones de las disqueras fundó Urtext Digital Classic. Esta compañía hoy difunde con mayor tino la música mexicana y ha dado vida desde a obras novohispanas hasta música contemporánea, siempre con una cuidadosa elección de intérpretes y calidad de audio. Además de una apretada agenda como concertista realiza directamente la producción musical de su compañía y a este respecto responde para Odd Catrina:

1. ¿Cómo es el proceso desde que te propones la grabación de un nuevo disco hasta que llega a ser un producto que pueda escuchar el público?

El proceso es largo y a veces tortuoso, aunque la mayor parte del mismo es siempre un goce. Llegan a mi escritorio un gran número de propuestas de todos tipos y una vez que hemos escogido alguna, empiezan a moverse una serie de engranajes:

Dependiendo del tamaño del grupo que vayamos a grabar, necesitamos encontrar el ámbito perfecto para ello. Como Urtext cuenta con su propio estudio de grabación (con cabida para 6 músicos incluyendo un piano) muchas veces se hace ahí.  Sin embargo si se trata de una ensamble más marisa-canales-www.oddcatrina.com-2grande, hay que hacerlo en alguna sala de concierto; somos asiduos usuarios de grandes salas como la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM, el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes y otras muchas, aún fuera de México como en París o Boston.

Se definen entonces las fechas y yo recibo las partituras para estudiarlas, con el fin de estar familiarizada con la música que voy a producir. En este punto les comento que “producir” en el caso de una grabación significa sentarme al lado del ingeniero de audio y escuchar mientras sigo la partitura para asegurarme que todo lo que está escrito en la partitura sea fielmente reproducido por los intérpretes. Es decir, soy una especie de inspectora de la música y es mi trabajo que no deje pasar ningún error u omisión.

Ya que está grabado, se edita y se lleva a cabo lo que se llama una masterización, para que los niveles y la atmósfera de toda la grabación quede homogénea. Mientras tanto se trabaja en el diseño del empaque, que siempre tiene relación con el tema de las obras contenidas. Se encargan las notas que acompañarán la grabación a algún experto en el tema y una vez terminadas se traducen al inglés para nuestro público de otros países, ya que contamos con distribución internacional.

Una vez con todo listo el master (el prototipo de CD terminado) y el diseño tanto editorial como del empaque, se procede a enviar a la fábrica donde se prensan los discos compactos e imprimen los empaques. Una vez con el producto terminado, en general hacemos una presentación del CD con un pequeño concierto y algunos invitados que hablen sobre la música y para ese entonces ya están disponibles los CDs en la tiendas y también digitalmente, tanto en nuestro propio portal de descargas como en otros muchos (iTunes, Amazon, etc.) Del principio a este punto pueden pasar meses.

2. ¿Qué recursos has desarrollado, como ser humano, para compaginar tu vida profesional con tu vida personal?

Esta es una pregunta complicada, pues mi vida profesional, como lo mencionaste desde el principio no se centra solamente en mi trabajo como directora y productora del sello Urtext, sino también como flautista. Añade a ello que, por razones de trabajo de mi esposo, el director de orquesta Benjamín Juárez Echenique, vivo más de la mitad del año en Boston, eso quiere decir que paso mucho tiempo en aeropuertos y aviones. Lo único que me salva en todo este torbellino que a veces es mi vida, es tener orden y disciplina.

El ejercicio en las mañanas es una prioridad, la meditación es un refugio certero y la comunicación constante a través de medios tecnológicos con mi equipo de trabajo aquí en México me ha facilitado la vida enormemente.

Por último, el apoyo de Benjamín me es vital, ya que siendo músico él mismo, sabe lo que significa prepararse para un concierto o una grabación importante. No es fácil y suele ser muy cansado en períodos de mucha actividad, como en el que me encuentro ahora (en un lapso de seis semanas habré tocado cuatro programas diferentes en Boston, Oaxaca y la Ciudad de México)…¡Ufff! ¡Pero qué felicidad!

marisa-canales-www.oddcatrina.com-1

Comentarios