Fotos: Jacobo Casado

banner-postales

Cali. Al son de la salsa. Realmente nuestro paso por Cali es fugaz, de apenas tres días. Mucho nos habían hablado de Cali, famosa en sus tiempos oscuros por ser el cartel rival del de Escobar en Medellín. Lejos de ser una ciudad bonita, Cali se ahoga por el día en el Valle del Cauca y se refresca por las noches cuando los timbales, trompetas y maracas dan los primeros acordes de la salsa. La capital colombiana de la salsa nos enseña nuestros primeros pasos en este baile caribeño y “el dile que no”, “el carrito”, “carrito y no la suelto” o “exhíbela” son expresiones que unimos a nuestro vocabulario y diario de vivencias de este viaje. Pasamos momentos muy divertidos intentando seguir a nuestros profesores y nos llevamos un buen sabor de boca de esta primera experiencia colombiana. Sin embargo, Cali no consigue seducirme, se trata de una ciudad destartalada, en algunos puntos sucia. Ni moderna ni antigua, sin muchos monumentos destacables y sin nada característico. Eso sí los caleños son gente realmente acogedora, amable y muy feliz. Además es aquí donde pruebo por primera vez el guarapo, un zumo de caña de azúcar y lima que ayuda a soportar el calor húmedo de esta ciudad.

IMG_1559

IMG_1569

IMG_1592

Bogotá. Políticamente correcta.

Tras otro autobús eterno, a lo que ya estamos acostumbrados, llegamos a la metrópoli más alta del mundo y a la tercera capital detrás de La Paz y Quito. Bogotá a  2600m es monstruosamente grande, sobrepasa los 7 millones de habitantes, pero para mi sorpresa está bastante bien organizada. Gracias a la hospitalidad de Bea Pino, tenemos un triplex de diseño en la mejor zona de la ciudad a nuestra disposición para poder disfrutar de Bogotá durante casi una semana, somos realmente unos afortunados.

Durante seis días descubro una ciudad moderna, con aires europeos llena de sushi-bars,restaurantes y discotecas con estilo. El barrio Chicó, donde nos quedamos, nada tiene que envidiar a los barrios residenciales más famosos de capitales de renombre. Aquí los modernos complejos de viviendas trepan por las laderas de las montañas de la cordillera oriental, y hace que las calles se cubran de una espesa vegetación y de parques perfectos para hacer footing después de un duro día de trabajo en la zona financiera, un poco más al norte, donde los edificios de vidrio y acero son los protagonistas, o quizás en el sur donde los rascacielos más emblematicos de la ciudad de la década de los 70  como el Avianca o la Torre Colpatria se entremezclan con un centro bullicioso, con estampas más populares, plazas llenas de vida, cafés clásicos y vendedores de esmeraldas. El barrio histórico es “la joya de la corona”. Realmente bien conservado, puedes pasear por pintorescas calles coloniales con fachadas y balcones de entre los siglos xvi y xix, visitar el museo del hijo pródigo del arte colombiano, Botero o trepar por las empinadas calles que te llevan al corazón del barrio de la Candelaria, el barrio universitario y bohemio de la ciudad, colorido y simpático con miles de sitios acogedores y originales donde comer barato o tomar una birra. Es aquí donde encuentras la Plazoleta del Chorro de Quevedo lugar donde Jiménez de Quesada fundó la ciudad en 1538. La guinda de este pastel histórico es la monumental plaza Simón Bolívar, donde en 360 º puedes observar diferentes estilos arquitectónicos que definen las diferentes etapas y los acontecimientos más significativos de la ciudad. Si se tiene suerte, como nosotros, un simpático vagabundo, famoso ya en la plaza, hará de historiador y te contará los secretos de esta plaza con un importante significado en la política e historia del país.

IMG_1699IMG_1688IMG_1683IMG_1650IMG_1708

No te pierdas el siguiente capítulo:

IMG_1864

Medellín: La vanguardia irreverente

La segunda ciudad en importancia de Colombia nos recibe con una marea de luces anaranjadas titilantes que se van cayendo desde las montañas hacia el valle que encierra a los 2.5 millones de habitantes que la forman. Es una ciudad que mira al futuro intentando fomentar la unión de todos y la igualdad de oportunidades.

***

Lee el capítulo anterior:

IMG_2267

Postales: La luna del Caribe en Tayrona

Desde que llegamos a Tayrona, Colombia la luna ha acompañado nuestras noches. Al principio aparece anaranjada como si de una niña tímida que entra en un baile se tratase. Las estrellas se apagan, ha llegado la reina del Caribe la que acompaña a nuestro aguardiente en la arena.

***

banner2-postales
Un viaje inesperado para reinventarse. 14 mil kilómetros. 11 países. Una meta. Dos amigos. Mi viaje comenzó mucho antes, cuando llegué a Chile en busca de trabajo como piloto, lo cual no resultó y desembocó en la experiencia más importante de mi vida. Vine para cumplir un sueño, acabaré cumpliendo otro.
Todos los martes en www.oddcatrina.com
 

Comentarios