Jardín Botánico de Medellín. Fotos: Jacobo Casado

banner-postales

Nota de la editora: nuestro colaborador se encuentra, literalmente, “del tingo al tango”, entre vuelo y vuelo, por todo el globo terráqueo. Hasta nuevo aviso, dejaremos de publicar Postales desde el Cono Sur. 

El camino verde que lleva a Medellín

El trayecto Bogotá-Medellín es quizás uno de los viajes más bonitos que he hecho desde que salimos de Santiago. El camino comienza sin mucho atractivo pero es cuando el autobús pasa por el último pueblo de las afueras de Bogotá cuando el paisaje se torna espectacular. La carretera abandona los 2600m a los que se encuentra la capital y va descendiendo entre valles verdes y riscos nublados. Pronto aparecen las primeras poblaciones, de casas coloridas, la mayoría con porche y en la puerta unas gallinas correteando. Alrededor de los pueblos hacen acto de presencia plantaciones de aguacate, caña de azucar, guayaba y café. Hay preciosas haciendas esparcidas por las laderas, de esas que evocan historias de novela. De repente las montañas se vuelven altas de nuevo, el bus trepa por ellas y las vistas se vuelven panorámicas y superlativas. El paisaje de la zona cafetera de Colombia se me clava en las retinas, que intentan captar cada detalle de los valles verdes, las plantaciones que se descuelgan por las empinadas laderas como si parchearan las montañas, los acantilados de vértigo y las tormentas tropicales que se van formando ya a estas horas de la tarde en diferentes puntos de la sierra.

IMG_1752 IMG_1786

La contrastante Medellín

La segunda ciudad en importancia de Colombia nos recibe con una marea de luces anaranjadas titilantes que se van cayendo desde las montañas hacia el valle que encierra a los 2.5 millones de habitantes que la forman.      . Nos dirigimos a la casa de Felipe, que nos acogerá durante unos días mientras conocemos la ciudad y a su pueblo, los paisa. “Paisa” es la denominación que se les da a los que viven en esta zona de Colombia y tienen fama de ser muy orgullosos de su tierra y muy acogedores.

La primera noche la pasamos hablando con Felipe sobre qué ver y hacer en la ciudad. A simple vista parecía que no nos iba a ofrecer mucho pero Medellín está en constante renovación y pasear por sus calles es descubrir porque es un referente para el resto de metrópolis sudamericanas. Ejemplo de desarrollo urbanístico, económico y social. Durante los tres días que pasamos recorriendo sus barrios, veo arquitectura contemporánea en bibliotecas y centros de negocios, destacando las bibliotecas España, EPM y Lagraif. Parques impolutos donde relajarse, como el de “los pies descalzos” o el oasis del Jardín Botánico con su orquideario.

Edificios ultramodernos como el Edificio Inteligente, y emblemáticos como el Coltrej de los 70. Poco o nada hay de arquitectura clásica,excepto el coqueto y colorido “Pueblito paisa” donde aun puedes pasear entre balcones coloniales y casas de colores y la Catedral que construida con un millón doscientos mil ladrillos se trata de la mayor de sudamerica en su categoría. También hay que mencionar que la ciudad está muy bien comunicada por un moderno metro, y que incluso hay una comuna (barrio) con escaleras mecánicas y otra con el famoso metrocable. Una de las líneas de metro efectivamente es un impecable teleférico que trepa por el suburbio de Santo Domingo. Y es que Medellín no entiende de clases, las mejores bibliotecas con sus famosos diseños arquitectónicos reposan en los barrios más desfavorecidos, el metro llega a la casa de la persona más humilde y el inglés se promociona desde el norte hasta el sur de la ciudad, de ahí el lema de la ciudad “Medellín, la más educada”.

Todo esto crea una imagen de la ciudad un poco distorsionada, los yonkis (que se ven a centenares) quizás víctimas del pasado cartel gobernado por Pablo Escobar en los 80, se mezclan con ejecutivos de traje. Las casas más básicas de los suburbios tienen como telón de fondo espectaculares obras arquitectónicas y modernas estaciones de metro. En una manzana pasas de ver gente tirada en el suelo con síntomas de muerte, a universitarios tirados en el suelo de su campus diáfano de hormigón y fuentes mientras prestan atención a una conferencia gratuita sobre la cultura maya. Todo aquí está junto, lo mejor y lo peor de la sociedad, los ricos y los pobres, los que estudian libros y los que lo hacen en las calles.

Es una ciudad que mira al futuro intentando fomentar la unión de todos y la igualdad de oportunidades. Sin embargo yo me pregunto si tanta infraestructura espectacular en barrios tan pobres conseguirán el objetivo de crear una sociedad más justa o el rico seguirá mirando desde la comodidad de su ventanilla de metro o teleférico como los desteñidos barrios periféricos admiran obras de un mundo muy lejano al suyo.

Sea como fuere merece la pena intentarlo, y Medellín, la ciudad de la eterna primavera cree en su proyecto de desarrollo que es interesante conocer y entender.

IMG_1820

Biblioteca EPM

IMG_1864 IMG_1888

Pueblito Paisa

IMG_1935 IMG_1990 IMG_1853 IMG_1863

IMG_1803

Museo Botero

IMG_1928

Catedral de Medellín

***

No te pierdas el siguiente capítulo:

 

Las luces y colores de Cartagena

Cartagena de Indias enamora. Te embauca y te envuelve en su aura de romanticismo, en sus luces de crepúsculo con buganvillas carmesí que se precipitan desde los balcones coloniales…

***

Lee el capítulo anterior:

IMG_1615

Postales: Cali y Bogotá

En Colombia encontramos una nación viva, diversa y colorida. Cali, la capital colombiana de la salsa,  nos incursiona en este baile caribeño al llegar a Bogotá quedamos encantados con sus barrios modernos y bellezas coloniales.

***

banner2-postales
Un viaje inesperado para reinventarse. 14 mil kilómetros. 11 países. Una meta. Dos amigos. Mi viaje comenzó mucho antes, cuando llegué a Chile en busca de trabajo como piloto, lo cual no resultó y desembocó en la experiencia más importante de mi vida. Vine para cumplir un sueño, acabaré cumpliendo otro.
Todos los martes en www.oddcatrina.com

Comentarios