Foto: Jacobo Casado

banner-postales

La tarde se oscurece de repente, como siempre a estas horas la naturaleza del trópico desata su furia con fuerza. Millones de gotas estallan contra un suelo verde y un mar plateado, las hormigas y mosquitos desaparecen y las luces de los relámpagos incendian un cielo amoratado. Es el momento del día para dejarse refrescar por el olor de la tierra mojada y la brisa que emana la tormenta, hay que resguardase, o no, y ver como el viento azota a las palmeras con fuerza, aunque éstas siempre ganen la batalla. La calma llega con las primeras estrellas, cuando las nubes se retiran a dormir y dan paso a la luna del Caribe.

Desde que llegamos a Tayrona la luna ha acompañado nuestras noches. Al principio aparece anaranjada como si de una niña tímida que entra en un baile se tratase, muy cerca del horizonte observando un mar que se tiñe también de color de fruta a su paso. Las olas ahora iluminadas por un hilillo de luz de brasas nos acompañan en la cena. Conforme pasan las horas la luna del Caribe se viste de color perla, gana confianza y decide salir a bailar con un mar de purpurina y espuma blanca como la nieve. Las estrellas se apagan, ha llegado la reina del Caribe la que acompaña a nuestro aguardiente en la arena. Las palmeras se iluminan y les pongo nombre, el nombre de mis amigos. Esos que me esperan a miles de kilómetros de aquí.

***

No te pierdas el siguiente capítulo:

Cali y Bogotá

IMG_1615

La capital colombiana de la salsa nos enseña nuestros primeros pasos en este baile caribeño y Bogotá nos enamora con sus barrios modernos y bellezas coloniales.

***

Lee el capítulo anterior:

332459_10151160750936904_63199368_o

Quito, la perla andina y el cruce del Ecuador

Llegamos a Mitad del mundo, al norte Quito. Con algo de emoción y el pecho hinchado cruzamos la delgada línea que separa el Sur del Norte.

***

banner2-postales
Un viaje inesperado para reinventarse. 14 mil kilómetros. 11 países. Una meta. Dos amigos. Mi viaje comenzó mucho antes, cuando llegué a Chile en busca de trabajo como piloto, lo cual no resultó y desembocó en la experiencia más importante de mi vida. Vine para cumplir un sueño, acabaré cumpliendo otro.
Todos los martes en www.oddcatrina.com

Comentarios