marzo-colores-banner-tema-del-mes

Muchas veces no notamos lo importante que es la luz y el color a nuestro alrededor porque estamos estamos acostumbrados a aquellos que nos rodean. En la formación del carácter, la luz y el color tiene un papel primordial, pues afectan el proceso cerebral de estructuración emocional. La cultura también afecta en cómo percibimos los colores: los dota de simbolismo y significado; por ejemplo, para la cultura china el color blanco representa un color de luto, en cambio, para nosotros el color de luto es el negro.

La importancia del color, la manera en la que afecta nuestro entendimiento de la realidad y  nuestro acercamiento al sentido de las cosas queda perfectamente encapsulada en el arte cinematográfico.

El cine es un arte que–como mencionó Aristóteles acerca de la poesía – se enfoca principalmente en dar cabida a situaciones posibles y verosímiles, en imitar las acciones humanas y dotarlas de sentido. Es un arte elevado y filosófico que invita la reflexión y hace que enfrentemos nuestros  sentimientos más profundos y nuestras emociones más poderosas.

 Y es en este último sentido en donde el color en el arte cinematográfico cobra sentido, pues si el color tiene el poder de formar nuestro carácter con base en un proceso cerebral de estructuración emocional, entonces su importancia se vuelve superlativa a la hora de expresar un contenido dentro de este arte. Además, si  la cultura en la que crecemos afecta cómo percibimos y damos significado al color, entonces cuando se quiere expresar algo en el arte cinematográfico es de suma importancia estudiar a quién va dirigido y con qué colores se expresará.

El uso estandarizado del color en la industria del arte cinematográfico comenzó a partir de los años 30. A partir de que el color se vuelve una herramienta obligada en la creación cinematográfica surgen distintas teorías respecto de su uso dentro del cine. Muchos de los tempranos teóricos del  cine abogan por una función expresiva y  simbólica en el color.

 Siegfried Kraucauer, por ejemplo, postula que el significado del color es esencial y que su uso va más allá de lo meramente estético. Dentro de esta linea, Segei M. Eisentein, sostiene que el color amplía el campo de expresión del artista: ayuda a transmitir el contenido de algún filme. Por lo  mismo, según Eisentein, el cineasta debe familiarizarse con las posibilidades que ofrece el color para poder tener más influencia sobre los sentidos del espectador.

Entre los cineastas que han seguido la teoría de Eisentein se encuentran: Steven Spielberg, Francis Ford Coppola y Krzysztof Kieślowski; pero se pueden mencionar muchos más que le han dado un valor expresivo al color en sus obras; Tim Burton, Lars Von Trier, Alfred Hitchcock, etc. Además,  no sólo  es el cineasta quien reivindica la expresión del color dentro de un filme, si no que el estilo mismo puede hacerlo,como ejemplos clásicos:  el gore,  el Expresionismo Alemán y el Cine Noir.

Un ejemplo de cómo Spielberg retoma la teoría de Eisentein se encuentra en su obra Schindler’s List . La película está filmada en blanco y negro, pero en algunas escenas aparece una niña con un abrigo rojo caminando por el gueto de Cracovia. El abrigo representa una mancha de sangre que remite a toda la sangre de los judíos masacrados en la  Shoá.

No Title

No Description

Tim Burton también es un gran ejemplo en el uso expresivo del color en el arte cinematográfico, pues  a partir de los colores denota empatía con lo diferente y hace patente su carácter solidario con los marginados. Edward Scissorhands presenta un mundo lleno de  colores en tonos pastel y orden exagerado que aparenta tranquilidad y esconde una profundo sentido de  desesperación y angustia.

No Title

No Description

En contraposición  se encuentra el mundo de Edward: al final de los sublimes suburbios sobre una colina deforme y construido con colores oscuros y fríos. Paradójicamente produce un sentimiento de tranquilidad que viene con la comprensión de que la perfección del mundo pastel se ha roto y que con ello llega la normalidad. La realidad en la película se constituye más allá de lo igual y lo común, más allá de una falsa y superflua perfección. Lo diferente  se celebra como parte constitutiva sin lo cual no hay vida.

Lars Von Trier también ha denotado la importancia del uso expresivo del color en sus obras. Un gran ejemplo se ve  en Antichrist , pues es muy sutil en sus cambios. La obra comienza con escenas a cámara lenta en blanco y negro y llenas de luz: un mundo en donde es claro que hay acciones buenas y malas, correctas e incorrectas. Después, cuando la obra da el giro hacia el rodaje a color  , lo hace con tonos fríos y algo opacos: un mundo oscuro y desesperanzado.  Posteriormente, cuando se quiere expresar el contenido esencial de la obra –la naturaleza del ser humano- en las escenas en el bosque, los colores siguen siendo de tonalidades frías, pero muy brillantes, lo cual causa demasiado impacto: no se pierde nunca la atención. Es una obra impresionante que deja mucho para la reflexión acerca de la naturaleza del ser humano a partir del sutil manejo del color.

No Title

No Description

La consideración del color como herramienta expresiva y simbólica en el arte cinematográfico abre nuevas puertas para su análisis y  gozo. Siempre es importante tomar en cuenta diferentes simbolismos en el arte cinematográfico, pero aquel del color muchas veces se nos escapa dejándonos con una visión parcial de algún filme.

***

Tenemos a otra pluma en el sitio que opina sobre los colores en el cine. Sergio Espinoza rnos da un recorrido histórico y tres ejemplos de cómo distintos realizadores en épocas diversas lo han utilizado como una herramienta clave para contar su historia.

Leelo aquí

Comentarios