marzo-colores-banner-tema-del-mes

Justo ese día había tenido una de las peores peleas con mis papás, por una situación de lo más boba. La conversación subió de tono, saqué todo el coraje que tenía dentro y estuve a punto de cancelar el primer viaje a la playa que haría con mis amigos para despedir a una de las personas más especiales para mi. Lloré, grité y patalié, pero finalmente decidí ir al viaje y esperar a que el coraje se me pasara en el camino.

La salida se retrasó y fue justo cuando llegábamos al destino que este atardecer de colores apareció frente a nosotros: amarillos, naranjas que quisieran llegar al color salmón, grises azulados y la ausencia del sol. No pudimos pararnos en la entrada a Manzanillo, por lo que mi amigo Alex Reinosa tomó la foto desde el carro, por eso el espejo retrovisor queda en primer plano.

Ante este paisaje me relajé, comencé a cantar a todo pulmón y le sonreí al conductor. El coraje ya se me había olvidado y ahora sólo quedaba una cosa: pedirle a mi familia perdón.

Comentarios