Imagen de Bill Cunningham por: Museum at FIT via Foter.com

Presentado por

logotipo-firma-mail

El diseño y las artes representan un reflejo de nuestro contexto, nos hablan de lo que sucede en el mundo, lo que surge y los que lo conciben.

Como sociedad tenemos cierta responsabilidad en los sucesos a nuestro alrededor, ya sea que los provoquemos o reaccionemos de tal o cual manera. A estos factores se les conoce como Zeitgeist ‘el espíritu del tiempo’ y hace referencia al suceder intelectual y cultural de la época.

En los años 90 nació una disciplina a partir de la mercadotecnia y la publicidad, la cual en conjunto con el diseño busca predecir los cambios en tendencias o el surgimiento de estas. Pilar hacía referencia a esta profesión en el artículo 3 profesiones de la moda que tal vez desconocías como una especie de súper héroes capaces de predecir el futuro, aunque no de una manera tan mágica, sino por medio de la investigación y el análisis del entorno y el mercado.

Por medio de una investigación, tanto documental como de campo, el coolhunter es capaz de identificar indicios que permiten predecir posibles cambios en las preferencias y hábitos de los consumidores. Es labor de esta profesión el observar y detectar estos cambios, y buscar la razón por la cual surgen y determinar si se trata de una tendencia o es sólo un evento aislado.

Plataformas como Fashion Snoops o WGSN se encargan, temporada tras temporada, de realizar un detallado análisis de tendencias y presentar sus propuestas con dos años de antelación. Tal vez dos años parezcan demasiado, pero en el caso de diseño de modas debemos de tomar en cuenta que primero son los fabricantes de materias primas los que reciben esta información para realizar, por ejemplo, sus telas.

Más tarde son los diseñadores quienes empiezan piezas a partir de dichas materias primas, en muchas ocasiones basándose en alguno de los portales antes mencionados. Posteriormente los editores seleccionan outfits para publicaciones y por ultimo el público elige qué es lo que quiere usar.

Hay una clase de coolhunter que más que observar el entorno sale a la calle a capturar el street style. Personajes como Scott Schurman, desde su blog The Sartorialist, se da a la tarea de buscar y publicar qué es lo que sucede en el entorno urbano, ya que es aquí donde se gestan las tendencias. O el siempre irónico,  Bill Cunningham, montado en su bicicleta con su chamarra azul y cámara al hombro, de cacería por las calles de la Gran Manzana a la expectativa de algo digno de ser registrado.

El Coolhunting es una disciplina que llegó para quedarse, aportando el conocimiento necesario para dar la dirección correcta a un producto en específico.

* **

Si te interesa prepararte para ejercer una carrera en Coolhunting y Tendencias de Moda, iModae ofrece un curso para éste y otras profesiones de moda como Imagen y Estilismo de Moda y Personal Shopper. Puedes contactarlos en info@imodae.com, o en sus páginas de Facebook, Twitter e Instagram. 

Comentarios