Foto: Pilar Gómez. Puedes utilizar esta foto bajo una licencia de atribución CC BY 3.0

Si eres de las valientes que están enfrentándose a la labor titánica –algo como escalar el Everest, como pintar con el dedo meñique del pie o comer con palillos con la mano opuesta– de comenzar los trámites de solicitud de beca para estudiar dentro de tu país o en el extranjero, sabrás que se avecinan semanas, meses, e incluso años de estrés, confusión e incertidumbre para tener una posible respuesta que cambiará tu vida.

A continuación te compartimos nuestras recomendaciones para hacer tu aplicación con orden, tranquilidad y, esperemos, éxito.

Nota: Aunque muchos de nuestros tips son universales, por cuestiones de ubicación y experiencia personal nos centraremos con ejemplos para mexicanos.

1. Hazlo con tiempo

Muchas becas abren su convocatoria un año (la beca Fulbright García-Robles para estudiar en Estados Unidos es un ejemplo) antes de la fecha en la que otorgan el apoyo. Sí, esto implica que dos años antes te tendrás que comenzar a preparar para aplicar a la beca y hacerlo antes haber aplicado al programa de tu preferencia, así que toma esto en cuenta para que no se te pasen oportunidades.

En cuanto a la tediosa recopilación de documentos que te piden (todas),  dejar para la última semana o incluso el último día de entrega de lo que te piden es lo peor que puedes hacer: te sentirás ahogado por el estrés y muy probablemente te falte algo. Recuerda, esto es como un maratón, el que gana la beca es el más preparado, el que más paciencia a los trámites ha tenido y el que no se rinde en la laboriosa faena de conseguir todo los requerimientos… por muy agotador que sea.

2. Ten un presupuesto estimado

No esperes que una sola beca cubra la totalidad de tus estudios, lo mejor es que desde un principio sepas cuánto te costaría si tú los tuvieras que pagar. Esto con el fin de considerar desde un principio las becas complementarias, préstamos o ahorro personal que podría servirte. Aquí Excel es tu mejor amigo, haz un estimado de cuál es el gasto real de la vida en la ciudad a la que quieres viajar y calcula qué porcentaje cubriría cada una de las becas que has contemplado.

Junto con la maestría tendrás gastos fijos como renta, luz, agua; pero también considera otros gastos como el transporte, la visa, el sobreequipaje, el celular, seguro médico, internet… más un colchón para imprevistos.

Si ya te aceptaron en la universidad destino probablemente te recomendarán páginas que hablan del gasto promedio al mes, auméntale un poco a esa cantidad y comienza a hacer tus cálculos. Puedes apoyarte también en páginas como Numbeo para comparar los costos entre tu ciudad actual y aquella a la que viajas o buscar en blogs.

No olvides también incluir los gastos que generan los mismos trámites para las becas, es decir, desde copias, certificados, apostillar documentos, guías prepagadas, fotografías de estudio, entre otros.

3. Descubre las opciones de becas

No todo en la vida son becas a fondo perdido, ni siempre habrán disponibles para el tipo de curso que deseas. Considera las becas de las mismas universidades, así como aquellas que tienen su propia lista (como la Carolina) y apoyan casi exclusivamente a esas instituciones.

Países como Francia tienen apoyo a los estudiantes CAF, recomiendo que busques los requerimientos. Su apoyo es similar a lo que te cuesta la renta, debido al alto costo de ella el gobierno francés te da una cantidad mensual según tus ingresos y la zona en la que vives.

En España El Banco Santander tiene becas para mexicanos. KA Caixa, BBVA, BancSAbadell y el CatalunyaCAIXa igual.

Existen muchas prácticas profesionales con remuneración económica, sin embargo no es una garantía, pregunta a tu universidad destino por las opciones que ofrecen.

4. Investiga a profundidad

No sólo te enfoques en los requerimientos, sino sobretodo enfócate en el perfil de personas que buscan (esto sirve para hacer mejores “cartas motivo”) algunas convocatorias no le dan tanta importancia a las calificaciones, sino que les interesa las motivaciones o proyecto de vida; mientas que otras becas de excelencia sí ponen atención al promedio, a resultados de exámenes de conocimientos, al nivel de inglés o de otro idioma, incluso hay algunas que lo que quieren ver es tu portafolio, tu experiencia laboral o actividades extracurriculares destacables.

4. Vive de listas

Anota en un formato claro todos los requerimientos que te solicita cada convocatoria. Entre más control freak seas, más probabilidades tienes de no olvidar nada. Las aplicaciones de las becas tienden a ser muy enredosas, si pasas toda esa información a una lista con fechas de entrega tendrás un paso a paso libre de estrés y noches pensando que te faltó algo tan tonto como la copia certificada de tus calificaciones.

5. Anota en un calendario fechas de entrega

(con alarma) o dos…o tres… tu memoria no es infalible, tendrás muchos proceso en curso al mismo tiempo. Déjale a tu calendario virtual que se encargue de recordarte todo. 

6. Ten tus papeles en orden…

Consigue un archivero, se meticulosa, pon etiquetas, colores, letreros…. Piensa que solo tú eres la única interesada en recibir el beneficio; ni la secretaria de la beca, ni la asistente de tu universidad, ni tu madre. Eres tú la persona beneficiaria de esos resultados. Así que si tu no ordenas todos tus papeles, no lo hará tu pez en su pecera. Ten los papeles importantes en papel y en versión electrónica por orden y correctamente etiquetados, así tendrás un respaldo pero podrás acceder a ellos de manera más fácil en cualquier momento.

Considera que para trámites de máster te pedirán apostillar todos tus documentos, esto quiere decir que tienen que ser avalados por el ministerio de relaciones exteriores y el ministerio de educación (¿Qué es lo que harán? sellar todos tus documentos para avalar que no te estas sacando tu CV por debajo de la manga)

7… y vigentes

Asegúrate de que tus identificaciones oficiales /pasaporte estén vigentes con mucho tiempo de anticipación. Algo tan simple como que tu pasaporte venza en el último mes de tu estadía te puede arruinar la experiencia por completo. Fechas, gente, todos los papeles tienen caducidad y la idea de que seguro no se dan cuenta no es válida (por experiencia propia)

8. Dedícale tiempo a la carta de motivación

Dedícale tiempo, pide retroalimentación de gente cercana o expertos en la materia, pule, quita, agrega, y sobretodo deja muy claro el por qué mereces tú ganarte la beca. Una carta de presentación tiene que ser personal, incluye experiencias, anécdotas, que lo que digas de ti se pueda sentir, no des una lista innumerable de adjetivos con los cuales te identificas, cuenta algo personal, algo tuyo que pueda ejemplificar todas esas cualidades que tienes. pero por MUCHA atención a lo que pide la beca de ti. sobretodo les interesa que el ángulo desde el cual hables de tu experiencia, anécdotas y sentimientos vayan más allá de eso, sino que propongan un plan de acción o una meta que te haga merecedora de un apoyo de varios miles (sino cientos de miles) de pesos. Se puntual, no pongas rollo en donde no lo merece; se franca, auténtica y clara. Imagina que eres tú quien da esas becas, ¿por qué la darías? ¿a qué perfil? ¿qué información te serviría para conocer a la persona y sus motivaciones? y sobretodo COMPÁRTELA con alguien que te de su opinión, te corrija – puntos extras si esa persona ya ganó una beca similar con anterioridad–  y revisala una y otra y otra vez. No esperes que a la primera quede.

9. Considera otros apoyos

Hay un dicho chino que dice que no hay que poner los huevos en una misma canasta. Que tus probabilidades de éxito estén en varias canastas te permite respirar si una no sale bien.

Si bien muchos de los créditos de estudios significan endeudarte por años interminables, el Banco de México a través de FIDERH ofrece una opción de préstamos con intereses y planes de pago muy razonable. Es una opción de ensueño para solicitar hasta 200 mil pesos si estudias en el extranjero. Es necesario que cuentes con tu título universitario, carta de aceptación a la universidad y un aval (suena poco, pero son muy exigentes con los papeles). Hay de 3 a 4 convocatorias al año. También puedes buscar apoyos complementarios como la beca complemento SEP, para apoyarte con gastos como transporte de casa a tu país destino.

10. ten paciencia

Tal vez nuestro consejo más difícil de seguir. Ya que hiciste tus listas, te pusiste 10 mil alarmas, revisaste incontables veces todos tus documentos, rolaste entre todos tus conocidos tu carta motivos y al fin, con éxito y unos días de sobra, subiste a la plataforma tu solicitud completa, no queda más que esperar a que el plazo se cumpla y salgan a la luz los resultados. Antes de esa fecha intenta mantenerte rodeada de buena vibra y relajación, pero no bajes la guardia, siempre será bueno que mientras estás a la espera maquiles un plan B, C, D…. Z si el máster al que aspiras vale para ti tanto la pena.

Pero lo más importante es que tienes que tener en cuenta que los consejos de las becas escogen a los ganadores de acuerdo a sus propias necesidades. No tiene NADA que ver con tu capacidad o el futuro de tu vida profesional. Ellos no te conocen así que no le están diciendo que sí o no a tu persona. Solo están buscando gente que se adecue a lo que ellos consideran que necesita nuestro país. Así que ganes o pierdas no es una cuestión determinante para tu éxito como profesional.

11. Una vez allá considera…

  1. Abrir una cuenta bancaria que tenga un banco hermano en el país a donde irás. Es muy importante que tú seas la titular de la cuenta por requerimiento de la mayoría de las becas. Con esa misma tarjeta podrás sacar dinero en el país extranjero hasta que saques una allá (también te la pedirán).
  2. Si quieres vivir en Madrid, hay una empresa de unos chavos muy buenas gentes llamados Easy Life, si los buscas ellos te ayudarán a buscar un departamento según tus preferencias de ubicación, número de roomies, presupuesto y firmarán como tus responsables legales. 
  3. Si vas a Barcelona ésta es una liga donde ponen todas las opciones de financiamiento (algunas opciones solo son de la UPF) 
  4. Que una residencia es un poco más cara, pero es un excelente lugar para conocer gente. 
  5. Los días festivos son completamente diferentes que en tu país de origen. 
  6. ¿Lo primero que tienes que hacer? Ver temas de seguro médico,  hacer trámites para sacar la credencial, conseguir donde vivir, ajustar tu presupuesto contemplando costos de vida reales  en la ciudad (incluyendo comida y transporte. 

 ***

¿Estás en el proceso de aplicar para una beca o ya estás del otro lado? ¿Tienes más consejos para compartir en este espacio? ¡Nos encantaría enriquecer esta pequeña guía con tu experiencia, así que no dejes de comentar abajo!

Comentarios