Foto por Leni Heinz. Imagen utilizada bajo licencia de atribución de creative commons.

La alta costura se conecta con el arte cuando se valoriza el proceso y la cantidad de tiempo, amor y esfuerzo que hay en él.

Iris Van Herpen.

De vez en cuando surgen en nuestro mundo genios que hacen que  nuestro entorno vibre de otra manera: seres dotados de cualidades únicas, incomprendidas por muchos e inmensamente inspiradoras para otros. La sensibilidad  constante de la diseñadora holandesa Iris Van Herpen a una nueva forma de hacer moda. Con apenas 32 años, la diseñadora tiene una gran visión de lo que está pasando en el mundo y cuál será el rumbo de la moda en un futuro inmediato.

Nació en Wamel, Holanda el 5 de junio de 1984. Su primer contacto con la moda fue a causa de su abuela, quien tenía una fascinación por los disfraces y los accesorios antiguos. Poco a poco se fue interesando por la moda y se metió de lleno a estudiarla en ArTEZ University of the Arts en Arnhem, Holanda. Tras terminar su carrera se mudó a Londres para hacer una pasantía con el gran Alexander McQueen y posteriormente con su compatriota  la artista textil Claudy Jongstra en la ciudad de Ámsterdam.

El deseo de mostrar su universo creativo la llevo a fundar su propia firma de alta costura en 2007. Desde sus inicios ha trabajado arduamente para su propio idioma dentro del mundo de la moda, su estilo conceptual y experimental  da la impresión que más que diseñar manipula, es decir  toma un maniquí y fluye con la silueta mientras moldea y crea texturas que forman la escultura. A diferencia de muchos diseñadores o artistas, ella no tiene musa que la inspire: es el mismo cuerpo humano el que la incita a descubrir y crear nuevas formas.

640px-Iris_van_Herpen_-_Haute_Couture_Spring_Summer_2012_(31)

Iris van Herpen haute couture SS2012. Imagen por Christopher McSurak, utilizada bajo licencia de atribución de creative commons.

Aunque su estilo se ve fuertemente influenciado por sus dos mentores, limitarse no es su condición. El colaborar con artistas arquitectos y científicos hace que su universo creativo se expanda y encuentre mil posibilidades para inventar nuevas prendas.

La  diseñadora constantemente se enfrenta con la contradicción que presenta la combinación de antiguas técnicas de costura y el uso de la tecnología. Por una parte, valora el trabajo artesanal y la manipulación de materiales inusuales manualmente, pero también sabe que el mundo está cambiando muy rápidamente y que la tecnología es una gran influencia en el mismo. La facilidad en la confección, la posibilidad de cambios radicales y la sustentabilidad que pueden presentar las prendas ha llevado a Iris a fusionar técnicas artesanales con tecnologías futuristas, como la impresión 3d por estereolitografía, el cual es un método para realizar objetos sólidos mediante la impresión sucesiva de material y un láser ultravioleta que ayuda a construir los objetos.

La dedicación que Van Herpen tiene por su trabajo hace que sus piezas tengan más valor que una simple prenda de vestir como producto comercial  carente de contenido. Ver una colección de Van Herpen es entrar a otro plano terrenal: las formas y el movimiento del entorno hacen que su  propósito principal se cumpla, el objetivo es hacer conciencia y demostrar que moda no significa consumismo.

A pesar de su línea prêt-à-porter la diseñadora se empeña en salir de la zona de confort  llevando las  colecciones  menos elaboradas a otro nivel donde se hacen presentes el moldeado en inyección, el corte láser en estructura y la impresión tridimensional. La moda rápida y la producción en masas no le resultan interesantes y siente una gran necesidad de pasar tiempo en su atelier de Ámsterdam, investigando nuevas técnicas de materialización y bordado para futuras colecciones.

640px-Iris_Van_Herpen_-_Paris_Haute_Couture_Spring-Summer_2012

Iris van Herpen haute couture SS2012. Imagen por Christopher McSurak, utilizada bajo licencia de atribución de creative commons.

Es curioso saber que a pesar de su estilo futurista la mayoría de sus prendas son hechas a mano. El labor de su ejecución es tan perfecto que parecen ser hechas por alguna impresora 3d como la mayoría de sus prendas. Esto nos lleva a apreciar la belleza de los detalles y sus formas esculturales, dignas de exponerse como verdaderas piezas de arte.

Mi vida diaria me hace pensar en la historia, en el futuro, la humanidad y la estética. Luego traducir estos temas en una nueva colección donde me centro en la artesanía y la innovación.

La particularidad de la joven diseñadora la ha la ha llevado a formar parte de la Cámara Sindical de Alta Costura en París desde el 2011. Con más de 50 exposiciones alrededor del mundo e innumerables colaboraciones entre artistas, cantantes, coreógrafos y arquitectos, Iris Van Herpen es pionera de una nueva manera de ver y sentir la moda, donde el objetivo principal es hacernos percibir que la moda define épocas e incluso marca a la personas.

En el arte la inmortalidad de una obra se da con el paso del tiempo mediante la representación y el homenaje. Mientras que la esencia de la moda se va perdiendo, víctima de la producción masiva y la falta de sensibilidad del fast fashion, comienza un segundo renacimiento en el cual el humanismo y la búsqueda por el conocimiento de diversos campos  científicos y culturales enriquecen a la moda. De esta manera se prueba que la moda más que una frivolidad, es una herramienta de crecimiento artístico y humano que dejará huella en nuestra era.

Iris_van_Herpen_-_Haute_Couture_Spring_Summer_2012_(56)

Iris van Herpen haute couture SS2012. Imagen por Christopher McSurak, utilizada bajo licencia de atribución de creative commons.

Comentarios