Es esencial distraer la mente durante algún viaje largo, ya sea un roadtrip a pueblos cercanos, de mochilazo por otro país o un vuelo de unas cuantas horas. Cuando frente a ti se presentan unas cuantas horas de encierro, debes tener herramientas para lograr que el tiempo se pase más rápido.

Por eso, te traemos varias ideas, actividades y técnicas que hemos probado con grandes resultados. Como sabemos que hay dos tipos de viajeros: los que se marean fácilmente, y los que aguantan sin tener que usar la bolsa de papel hasta el final, decidimos separar las divertidas actividades en estos dos grandes grupos.

Los aguantadores

¿Las curvas, baches o turbulencia no sacan lo peor de ti? Tienes la suerte de poder aprovechar las siguientes recomendaciones y tener mucha tela de donde cortar para distraerte en el camino. Por desgracia, ninguna de estas sugerencias -evidentemente- son adecuadas para quien va al volante.

Leer un buen libro

El camino es un buen lugar para ponerte al corriente en tus lecturas. El suave movimiento y el paisaje que cambia pueden ser un bálsamo para que te claves más en tu libro. Cuando el viaje es de ida, incluso es una excelente oportunidad para conocer más a fondo sobre el lugar que visitarás, por lo que considera hacerte de guías de viaje o novelas que se desarrollen en tu destino.

Sudoku

Si eres de las personas que les gusta retar su mente, el sudoku es una excelente opción. Ya sea que descargues alguna app, imprimas algunos ejercicios de internet o compres algún libro (los hemos visto en el supermercado y en las librerías). Aunque en realidad es una actividad más individual, siempre será divertido preguntarle a tu acompañante o hacer algún pequeño reto para ver quien termina primero el ejercicio.

Dibujar

Justo como el descargable del mes pasado, nos encantan los libros de dibujos para adultos en los que puedes pasar horas eligiendo los colores, relajándote y distrayéndote. Te recomendamos la app colorfy si prefieres sólo cargar con tu móbil, o darte una vuelta a las librerías antes de tu viaje y elegir algún libro del tema que más te guste: ciudades, animales, texturas…

Jugar algún video juego

Aunque decimos video juego, en esta sección incluimos todos los jueguitos del celular. Algunas recomendaciones para matar el tiempo son: Wordbrain, Fruit Ninja, Candy Crush, Pokemon Go (en caso de que sea posible jugarlo), Two Dots o uno de nuestros favoritos: 2048.

Los mareables

Si eres del equipo de los que se marean con las curvas, les cuesta leer algo sin sentir que el estómago se les sale por la boca o los ataca una migraña impresionante si no tienen un buen método de distracción, estos juegos podrán ser útiles para ti.

Buena Música.

Un must. Aunque en realidad esto aplica para los dos grupos, sirve mucho tener una buena música y hasta empezar a cantar para evitar el mareo durante los trayectos. No te atengas a la música del avión o de una estación de radio, prepara tu celular o algún dispositivo con la música que más te gusta, unos buenos audífonos o en todo caso algún auxiliar para que todo el grupo pueda escuchar y disfruta de un trayecto acompañado de música ideal para el camino.

Mezcla de todo tipo de música – épicas, cantables, de despecho, para soñar viendo el paisaje…- así no te hartarás de un solo estilo y esta actividad podrá durar horas. Si quieres descubrir playlists para el camino, no dejes de seguir nuestro perfil de Spotify.

¿Qué prefieres?

Un pequeño juego de ingenio y situaciones bochornosas, difíciles o hasta imposibles, que creemos adecuado para la carretera. En este juego, deberás poner a prueba a otra persona haciéndole una pregunta con tres opciones, la cual deberá responder si o si. Por ejemplo puedes hacer preguntas como: “Si estuvieras en la carcel y sólo pudieras meter un producto, qué elegirias?” o “Si tu vida dependiera de ello, prefieres comer pollo crudo, chinches o pescado descompuesto”. Entre más complicadas y raras sean las preguntas, más divertido será.

20 preguntas

Un juego sencillo pero entretenido si tienes al menos un compañero de viaje. Tomen turnos pensando en un personaje (vivo, muerto, real, ficticio, conocido o famoso) que el otro tiene que adivinar en 20 turnos haciendo preguntas que solo puedan ser respondidas “si” o “no”. (¿es real? ¿es mexicano? ¿está en este carro?).

“Yo voy de campamento”

Este es un juego para grupos de viaje un poco más grandes. El objetivo es tomar turnos para enumerar una serie de objetos  y adivinar qué tienen en común entre si. Digamos que el primero comienza enumerando objetos color café. Entonces comenzará “yo voy de campamento y llevo chocolates.” El siguiente intentará adivinar: “yo voy de campamento y llevo agua.” El primero le dirá “No vas”. Y así seguirán intentando hasta que uno adivine que se tratan de cosas color cafés y se sigue hasta que todos entiendan por qué los que van al campamento “sí van”.

El pequeño spa

Esto es particularmente recomendable para vuelos o trayectos largos, que no solo llegan a ser increíblemente tediosos si no que también resultan nocivos para la salud de tu cara ya que el aire acondicionado la deshidrata como ninguna otra cosa.

Prepara una bolsita con los elementos necesarios para llevar en tu equipaje de mano (recuerda que en un avión los contenedores deben de ser pequeñitos). Una vez que te sientes ponte en mood de relajación: recoge tu cabello y limpia tu cara con una toallita desmaquillante. Luego aplica una mascarilla velo (ya sabes, de esas que parecen máscara de Jason Vorhees), que resulta mucho más práctica que una mascarilla que te tengas que embarrar y luego lavar. Déjala actuar por el tiempo indicado y luego quítala sin mayor inconveniente. La esencia se quedará en tu cara por lo que solo quedará fijarla con pequeños golpecitos. Aplica luego tu crema facial, crema de ojos y labial humectante. ¡Listo!, ahora duerme como bebé bien humectado.

 —

¿Qué te parecieron nuestras sugerencias? No olvides compartir las tuyas en la sección de comentarios de este artículo

 

Comentarios