El nuevo vehículo de lucimiento de la actriz Bárbara Mori tiene uno de los nombres más cursis y ridículos de la cartelera actual: Treintona, soltera y fantástica (México, 2016). Así como lo lee, ni un grado menos despectivo, complaciente y reduccionista. Una burla para el respetable que quiera dedicarle tiempo y dinero en el mes que por lo general funciona como parte aguas entre los blockbusters de verano y el cine de premios.

Inés (Bárbara Mori) es una mujer treintañera que, nomás al principio de la película, corta al novio de toda la vida para irse a encontrar en su trabajo como periodista y escritora. Pero apenas estrenada en el mundo de la soltería descubre que las chicas de veintitantos van a otro ritmo y tienen otros intereses, así que se deprime, llora y, claro, escribe las que (dicen) son sus mejores columnas.

No se lo niego, la Mori hace lo que puede para mostrarse empática y juvenil, sin embargo, la película carece de un ritmo y un guión coherentes. A ratos parece que la historia nos entra con calzador —en especial su romance con el actor español Jordi Mollà— porque algo hace que no nos traguemos los padecimientos de la protagonista.

Basada en la novela de Juana Inés Dehesa, la cinta dirigida por Chava Cartas (Rosario Tijeras) intenta retratar los dilemas que enfrentan las mujeres que, por voluntad o no, siguen solteras en ese limbo entre los 30 y 40 años de edad. El problema es que lo hace a través de clichés que rayan en lo ridículo y que, en más de una ocasión, le alcanzan a uno para bostezar y retorcerse.

Sobran ideas que no aportan nada, o que ni siquiera se entienden, como que el feminismo y el lesbianismo son la misma cosa, o que una escritora necesita irse a una playa para encontrarse (¿otra vez? ¿qué no se había encontrado ya en los brazos del español?), o que el product placement es insoportable, cuando la cinta está plagada de patrocinadores. Total, una contradicción tras otra.

Aunque le aplaudo que haya sido filmada en Guadalajara, mi ciudad natal, y que la Comisión de Filmaciones de Jalisco le haya inyectado recursos públicos, ya que Treintona, soltera y fantástica acaba de convertirse en el filme más taquillero del pasado fin de semana en México. Recaudó poco más de 45 millones de pesos en tres días y sumó alrededor de novecientos mil espectadores en el mismo lapso de tiempo.

Entonces, ¿por qué hacer una reseña de algo que no me gustó? Justo por eso: en una revista digital para la mujer de hoy, me parece oportuno hacer un balance de una película que, en su intento de celebrar a las féminas contemporáneas, no consigue otra cosa que reducirlas y estereotiparlas.

Así que, para películas sobre el feminismo, mejor les recomiendo Thelma y Louise (1991) y Las Sufragistas (2015).

¿Qué tal te pareció esta reseña de Treintona, soltera y fantástica? No olvides dejarnos tus comentarios en la sección de abajo.

Comentarios