Fragmento de la portada de Algo parecido al verdadero amor. Cortesía de Roca Editorial

Para mi la lectura debe ser un deleite. No importa si se trata de un libro de estudio, de una historia sobre asesinatos o un dramonón en donde todo sale de mal en peor. Lo importante es que cada vuelta de página se reciba con anhelo y curiosidad.

Tras leer Algo parecido al verdadero amor, me quedó claro que su autora, Cristina Petit, considera cosa seria el disfrutar de la literatura.

La autora italiana, presenta su primera novela luego de dedicar varios años a nutrir su blog Maestrapiccola. La novela, nos cuenta como Clémentine, una mujer joven, alegre y siempre positiva, hereda de una tía que apenas conoció, un hermoso departamento en pleno centro de Paris. Un lugar de ensueño desde donde puede apreciar la vista de la ciudad y sus característicos tejados y que comparte con vecinos siempre dispuestos a regalar una sonrisa o abrir su corazón entre risas ante una taza caliente y bocadillos.

La profesión de Clémentine guarda tanto encanto como su nueva residencia: realiza terapias a niños con dificultades a través de libros, para así ayudarlos a superar sus miedos y problemas gracias al poder de la palabra escrita.

Por otro lado, conocemos también la historia de Albert Séraphin, un joven escritor que tras toparse con Clémentine por la calle, cae profundamente enamorado y decide convertirla en la protagonista de su primera novela, la cual se vuelve un éxito rotundo de ventas. La novela pronto cae en manos de Clémentine, quien tras leerla presiente que la historia le habla de una forma particular y que podrá cambiar el curso de su vida.

Algo parecido al verdadero amor no tiene pretensiones de ningún tipo. Está escrita con un lenguaje sencillo y poético lleno de optimismo. No aspira a ser gran literatura, ni tener un profundo desarrollo de personajes. No se detiene en descripciones detalladas de las calles parisinas o invita a la reflexión profunda. Lo que logra es invitarte como lector a alejarte de las inquietudes o problemas cotidianos y disfrutar de un auténtico apapacho literario.

algo parecido al verdadero amor, reseña por Ana Pau de la Borbolla
Consigue el libro aquí

Éste es uno de esos libros que te acaricia, que se perciben como un cálido abrazo de aquella persona que parece que siempre tiene algo bueno que decir sobre la vida, por lo que resulta ideal para leer en una tarde en la que podamos desconectarnos del mundo que nos rodea.

Le doy tres estrellas de cinco porque tal vez soy más afín a las historias que presentan un reto, pero sin duda creo que es un tipo de lectura que resulta necesaria de vez en cuando, sobretodo tras estar mucho tiempo expuestos a las malas noticias o conflictos. Además, siempre es exquisito leer sobre el amor a la lectura.

Algo parecido al verdadero amor es un pequeño respiro, tal vez demasiado acaramelado (al menos para alguien tan adicta a las historias dramáticas como yo), pero definitivamente disfrutable.

  •  3/5
  • Género: romántico
  • 320 páginas
  • Roca Editorial
¿Qué tal te pareció esta reseña de Algo parecido al verdadero amor? No olvides compartirnos tus comentarios en la sección de abajo. 

Comentarios