Fotografías por Ana Pau de la Borbolla para Florité

El té es una de las plantas más antiguas del mundo. El poderla catar resulta en una experiencia apasionante en la que el té nos revela su personalidad e historia. Cada té es único e inmejorable por las notas descriptivas que despliega.

Al catar con atención un té podemos imaginar cómo fue que vivió esa planta -su clima, suelo, aromas ajenos, mano productora, etc- antes de llegar a nuestra taza. Al final, el catar té fomenta el conocernos y valorarnos mejor ya que ponemos a trabajar todos nuestros sentidos.

El hacer del arte de catar un “hobby” puede resultarnos en una experiencia muy enriquecedora, ya que con el tiempo nuestro paladar se va adaptando y percibe las características de cada té mejor.

La cata de té consiste en tres etapas:
    1. Análisis sensorial de las hojas en seco.
    2. Análisis sensorial de las hojas de té húmedas.
    3. Análisis sensorial del té ya preparado.
catar-el-té

De izquierda a derecha: hoja en seco, hojas húmedas y té preparado

Aprende con estos sencillos pasos cómo descubrir lo que esconden tus tés puros.

Necesitarás:

  • 1 Cdta (2 a 3 grs) de té puro en hebras sueltas.
  • 1 taza pequeña (125 ml) con fondo blanco  (porcelana ó cerámica)
  • 1 Infusor para té, o bien, un colador de cocina (limpio y sin aromas).
  • 1 termómetro (de cocina).
  • 1 cronómetro. (Puedes usar el reloj de tu celular)
  • 1 cucharita de acero*
  • 1 plato pequeño con fondo blanco o una hoja blanca.
  • 1 cuaderno de anotaciones.*
  • tiempo libre para ti
* opcional

Recomendaciones:

Una hora antes de empezar a catar, evita…

  • Utilizar perfumes, cremas o lociones.
  • Comer alimentos ácidos, picantes ó grasosos pues alterar tu lengua.
  • Catar sin alimentos en el estómago.

¿Cómo hacerlo?

1. Inspecciona las hojas en seco.

Té de hoja suelta seco
Fotografías por Ana Pau de la Borbolla para Florité

– Coloca las hojas de té en el plato blanco o sobre una hoja blanca. Observa su apariencia (forma, color, tamaño, etc).

– Coloca las hojas de té dentro de la taza y acerca tu nariz para apreciar el aroma. TIP: al momento de acercarte a las hojas, exhala por la nariz e inhala para generar aire caliente y levantar los aromas.

2. Prepara tu infusión. Observa las hojas húmedas.

Fotografías por Ana Pau de la Borbolla para Florité

– Agrega el agua caliente a la taza (con la temperatura adecuada para tu té). Tu infusor con las hojas sueltas ya deberá estar dentro de ésta.

– Ajusta el cronómetro y espera el tiempo indicado para el tipo de té. Una vez transcurrido el tiempo, retira el infusor o cuela el té.

– Separa las hojas húmedas y colócalas nuevamente en el plato blanco. Observa su apariencia (forma, color, tamaño, etc).

3. Evalúa tu infusión.

Fotografías por Ana Pau de la Borbolla para Florité

– Sorbe (sí, sorbe) con la cuchara la infusión o bien toma directamente de la taza. El uso de la cuchara facilita el dispersar todo el té por la boca y apreciarlo mejor. Repite cuantas veces sea necesario. Intenta detectar cuales son los sabores y las notas características del té (ej. dulce, salado, maderoso, floral etc). Algo útil es asociar los aromas y sabores con experiencias, lugares o personas.

– Observa la infusión para analizar su color, brillo, transparencia etc..

– Haz tus anotaciones y comparaciones. No tengas miedo si te hacen falta tecnicismos, escribe con la mayor cantidad de detalles lo que percibes con todos tus sentidos. ¡Listo!

¿Qué tal te pareció esta guía para catar té desde la comodidad de tu casa? Compártenos tu opinión en la sección de abajo así como fotos de tu propia cata con el hashtag #RitualesDeTé en redes sociales.

Comentarios