Feud: Bettie and Joan. Cortesía FX

En una época mucho anterior a la nuestra, donde el Internet y las redes sociales no formaban parte de la discusión global, dos actrices de renombre llevaban carreras paralelas pero distantes.

Ambas tenían sendas nominaciones a los premios más importantes del mundo cinematográfico y filmografías que abalaban su capacidad para someterse a las instrucciones de cualquier director de su tiempo.

Bette Davis y Joan Crawford, dos nombres que imponían respeto entre sus colegas, eran dos mujeres con décadas de carrera que, a principios de los años 60, protagonizarían una pelea que llenaría miles de páginas de periódicos y revistas, así como horas de televisión. Las dos entrarían a la década feminista y de revolución sexual pasados los cincuenta años de edad, en una etapa en la que los papeles escaseaban (todavía más) para las actrices maduras.

Bette Davis, entonces ganadora de dos premios Óscar (Peligrosa, 1935; Jezabel, 1938), intentaba equilibrar su vida profesional y personal porque creía que en el segundo rubro le faltaba consolidarse, y además su edad se lo exigía.

En igualdad de circunstancias se encontraba Joan Crawford, que con un Óscar en su haber (Mildred Pierce, 1945), era ahora la mujer de un empresario de Pepsi Cola y la madre de varios hijos que no soportaban sus achaques de diva y sus maltratos.

Las dos, conocidas y respetadas por todos, estaban en una etapa de sus vidas en las que el trabajo las abandonaba: con 56 años, Joan Crawford tenía tres años sin aparecer en ningún proyecto fílmico, y Bette Davis se encontraba más metida en teatro que en cine.

Sin embargo, ambas actrices no se toleraban y, cada que alguna conseguía la oportunidad de ofender a la otra, la situación terminaba en frases y palabras horrendas que quedarían impresas para la posteridad.

En lugar de hacerle frente a las circunstancias laborales en Hollywood, las dos se destazaban con gusto y no perdían el espacio para desacreditarse, esto hasta que conocieron el libro de ¿Qué fue de Baby Jane? (1960), de Henry Farrell. 

Joan Crawford llevaba tiempo diciéndole a su mánager que le consiguiera buenos papeles, que la sumara a una película que le diera un segundo Óscar, pero todos los guiones que éste le pasaba le resultaban aburridos e innecesarios para su trayectoria.

No encontraba nada para una actriz de su edad cuando, un buen día, su asistente-ama de llaves-confidente le compraría la novela de Henry Farrell, un texto que la seduciría y la haría buscar productor, director y coestrella. Sería su regreso formal a la pantalla grande, y lo haría por medio de un género (terror) que casi no se filmaba. Al poco de obsesionarse con el libro, Crawford hablaría con Robert Aldrich, su director en Hojas de Otoño (1956), para plantearle que levantaran el presupuesto de la cinta y convencieran a Bette Davis de participar.

Con uno que otro tropiezo, ¿Qué fue de Baby Jane? (1962) entraría en producción y ambas actrices harían las paces para que la filmación transcurriera en orden y sin contratiempos, pues las dos querían que el resultado fuera bueno con ellas y sus carreras.

Incluso se especularía que Crawford en realidad admiraba y envidiaba tanto a Davis que por eso la había invitado a sumarse al proyecto, para convencerla de que ella también era capaz de actuar y que podía sostener una película a su lado.

Pero no, en los primeros días de rodaje las dos divas de Hollywood recrudecerían su pelea y comenzarían a detener las grabaciones por tonterías que tenían que ver con camerinos, el uso de maquillaje y el acomodo de las cámaras en el set. Aldrich y el resto del staff quedarían atrapados a la mitad de esa locura y poco a poco los chismes de la producción se filtrarían a la prensa.

De esto y más da cuenta Feud: Bette and Joan, la nueva serie antológica de Ryan Murphy (GleeAmerican Horror StoryUn corazón normal) que estrena este mes el canal FX y que, a decir de la crítica especializada, podría arrasar con las siguientes ediciones de los premios Emmy y Golden Globes.

En ocho episodios, la más reciente creación de Murphy revive la añeja pelea de Davis y Crawford con la versatilidad de dos grandes actrices contemporáneas, Susan Sarandon y Jessica Lange, que no podrían estar mejores como las divas que se odiaron casi a muerte.

De hecho, la serie ha cosechado tan buenos elogios que el creador y sus guionistas ya aseguraron una segunda entrega sobre la riña que existió entre la Princesa Diana y la Familia Real de Inglaterra para 2018.

Feud: Bettie and Joan

___

¿Sabías que?

– Las series antológicas comprenden una historia por temporada y que se han hecho cada vez más populares. En los últimos años se han estrenado ejemplos como American CrimeAmerican Horror Story American Crime Story.

– Por su parecido físico, Susan Sarandon ya había recibido varias invitaciones para interpretar a Bette Davies, sólo que ningún guión le había atraído tanto como el de Feud: Bettie and Joan.

– Jessica Lange es una de las musas de Ryan Murphy, el creador de la serie.

– Bette Davies y Joan Crawford buscaban que las nominaran al Óscar por su trabajo en ¿Qué fue de Baby Jane? y sólo la primera lo consiguió.

¿Se te antoja ver Feud: Betti and Joan? Compártenos tus opiniones en la sección de abajo.

Comentarios