Limpieza de primavera, pt. 1 ¿Por dónde empezar? 

marzo, rituales en odd catrina

Vivimos en una era en la que el consumismo está presente todos los días. Compramos cosas que creemos que van a ser útiles y terminamos sin usarlas. Cosas que olvidamos por qué compramos y que no nos dan felicidad. Éstas se acumulan lentamente y llenan espacios en nuestras casas que luego no sabemos cómo depurar y termina por parecer imposible mantener ordenado nuestro clóset o despejado nuestro escritorio.

La única forma de terminar con este círculo vicioso es hacer una limpieza profunda. ¡y qué mejor que aprovechar la entrada de la primavera para hacerla!

Durante los últimos años, nos hemos dedicamos a seleccionar y desechar pilas de objetos que parecían no tener fin. Cada año nuestra técnica fue mejorando, enriquecida por nuestros mutuos consejos. Pero no fue hasta que cayó en nuestras manos el método KonMari, escrito por la gurú del orden Marie Kondo, que comprendimos que existe una forma de hacer de la limpieza de primavera algo más práctico, menos temible y que puede cambiar nuestra vida por completo.

En esta primera parte te explicaremos qué es necesario tener listo antes de aventurarnos a sacar la ropa o las bolsas de basura.

¿Para qué hacer este maratón de limpieza de primavera?

No sólo la limpieza sirve para deshacerte de las cosas inservibles o que no te hacen feliz, sino que te permitirá mantener una vida más ordenada y espacios más limpios, ya que habrás asignado conscientemente un lugar a cada cosa. Por lo que sólo requerirás de unos minutos al día para poner todo en su lugar.

Además, al hacerte consciente de la facilidad con la que acumulamos cosas, pensarás dos veces antes de comprar algo nuevo y, con esto, reducirás muchas de tus compras de impulso.

Imagina tu espacio ideal

Observa a tu alrededor ¿los objetos que tienes, o la ropa que usas reflejan una parte de tu personalidad? puede ser que sí y lo único que necesitas es poner todo en orden. Pero muy probablemente puede ser que no. Que después de hacer una valoración profunda, te des cuenta que gran parte de los objetos que tienes fueron regalos o cosas que adquiriste sin pensarlo mucho.

Tómate el tiempo de imaginar tu espacio ideal. Piensa en colores, texturas y sobretodo emociones. ¿Deseas un espacio divertido, o más serio? o quizás te gustaría tener todo en tonos neutros con grandes acentos de color. Una vez que tienes en mente cómo quisieras tu espacio, será más fácil que aprendas a desechar lo que no comunica lo que buscas.

Mentalízate

Hacer una buena limpieza de primavera requiere de buena actitud, tiempo y espacio. No vamos a lograr grandes avances si permitimos que cualquier llamada, mensaje o distracción se crucen en nuestro camino. Limpiar requiere de nuestros sentidos, de nuestros recuerdos e imaginación para decidir qué se queda y qué se va; de disposición y mucha entrega. Así que apaga tu celular por unas horas y ¡a trabajar!

Destínale días completos

Hay quienes recomiendan “tirar una cosa al día“. Esto con el objetivo de no hacer tan temible el “maratón de la limpieza”, y supuestamente ideal para quienes no tienen tiempo para realizarla. Pero el método KonMari, y nuestra propia experiencia, te recomienda lo contrario porque se reduce a eliminar las cosas que son visibles en tu rutina. Las que “te vas topando“. Además, este proceso es agotador física y mentalmente.

Mejor ponte una fecha límite y establece días de trabajo. Destina al menos una mañana completa a esta actividad. Sin distracciones. Sin interrupciones. Una mañana, un día entero o ¡mejor aún! todo un fin de semana a sacar cosas, separarlas y asignarles un lugar a las que conservarás.

Una vez que te decidiste por empezar a realizar la limpieza de primavera y tienes claro qué días podrás trabajar en ello, sigue aprender a apilar, seleccionar y desechar. Hablaremos de esto en la siguiente parte de esta colección.

Parte 2: apila, selecciona y desecha

Parte 3: Ordena

Parte 4: no vuelvas a caer en el desorden

¿Qué tal nuestros tips para la limpieza de primavera? Compártenos tus experiencias y propias recomendaciones en la sección de abajo. 

Comentarios