A lo largo de la historia han surgido eventos peculiares que a través de los siglos la humanidad ha sabido superar y perfeccionar a manera de inventos. Estas creaciones, que en un principio nacieron para cubrir una necesidad, ahora forman parte del mundo de la moda. La mayoría de los accesorios de moda que utilizamos hoy en día surgen de la búsqueda del ser humano por hacer su vida más práctica y funcional.

Lentes de esquimal que sirvieron de inspiración para el diseñador André Courrèges
Gafas esquimales como inspiración para el diseñador André Courrèges

Las gafas de sol tuvieron su origen en Alaska hace más de 2000 años. Los pueblos esquimales utilizaban estos anteojos para protegerse de la terrible “ceguera de las nieves”, un fenómeno causado por el rebote de los rayos ultravioleta, el cual causa daños en la retina y posteriormente la ceguera. Las primitivas gafas eran  hechas con hueso o marfil, su forma era rectangular y angosta y en el centro contaba con dos ranuras para tener visibilidad.

Como dato curioso: en 1965 el diseñador de modas francés André Courrèges tomó como inspiración estas gafas y las hizo tendencia.

Fue hasta el siglo XII, en el lejano oriente, donde los chinos descubrieron la forma de ahumar los cristales de cuarzo haciendo el vidrio opaco. Los anteojos no solo eran para ver mejor si no para oscurecer la vista. Como curiosidad, los jueces chinos de la época utilizaban unas gafas con dichos cristales durante los juicios, de esta manera impedían que los contendientes conocieran su expresión facial.

Modelo de lentes por Edward Scarlett, 1730
Modelo de lentes por Edward Scarlett, 1730

En el año de 1730, el óptico ingles Edward Scarlett unió dos cristales por una montura de metal que descansaba en las orejas. Gracias a él conocemos la estructura de lentes más parecida a las actuales. Hasta entonces, todos los cristales que se usaban como elementos ópticos se sujetaban mediante un lazo de tela o piel.

Ya para el siglo XVIII James Ayscough, otro famoso óptico y especialista en la invención de potentes microscopios, afirmaba que la inclusión de colores en los cristales haría mejorar la visión de las personas que las llevaban, así como la protección ante elementos de alta luminosidad. Así fue como se tintaron los cristales de azul o verde para mejorar la percepción del ojo humano de los objetos, aunque por otra parte no se había logrado la protección ante los rayos de sol.

Pero el uso de este complemento no era común entre las personas. Fue hasta el siglo XX que los lentes de sol comenzaron a hacerse populares. Aun no eran accesibles pero si más conocidos que antes. En 1929, el empresario Sam Foster lanzó al mercado Foster Grant Company: la primera marca de lentes de sol con un precio accesible. Las gafas comenzaron a venderse en Atlantic City, y posteriormente al resto del mundo.

Años más tarde, el ejército de los EEUU encargó sus propias gafas de sol a la compañía Bausch & Lomb. La armada solicitaba un modelo que fuera ergonómico y especial para los pilotos de aviación para protegerse del sol a la hora del vuelo. Así fue como nació uno de los modelos de gafas de sol más icónicos de la historia: las Aviator.

Publicidad de 1952 por Bausch & Lomb

Por aquellos años el científico e inventor estadounidense Edwin Herbert creó el primer filtro para polarizado sintético, creando así las primeras gafas de sol con este filtro.

En 1950 la marca Ray-Ban, fundada por Bausch & Lomb en 1937; lanzó al mercado las primeras gafas con montura de plástico, convirtiendo por segunda vez uno de sus modelos en un icono cultural: las Wayfarer.

Con la influencia de los artistas del momento, los jóvenes comenzaron a personalizar sus gafas de sol. Las chicas decoraban los lentes para combinar con la ropa del día, mientras que los chicos preferían un diseño más sobrio al estilo de James Dean.

A finales de los sesentas principio de los setentas, la psicodelia y el flower power fueron tendencia. El color y la forma de las gafas cambiaron absolutamente, los tonos violetas, azules y amarillos estaban en los armazones y la geometría reino en esta época. Perdimos el miedo a vernos diferente.

En los ochentas y noventas, la cultura pop  fue creciendo, las gafas oscuras se llevaban en el día para el sol y de noche para salir a los clubes nocturnos. Durante esa misma época las grandes casas de moda comenzaron a diseñar su propia línea de lentes y a partir de ahí las gafas no solo eran símbolo de estilo, sino también de estatus.

Hoy en día la salud ocular es importantísima y tenemos la fortuna de contar con muchas opciones para elegir. ¿Cuales son tus favoritas? 

¿Qué tal te pareció este artículo sobre las gafas de sol? Compártenos tus comentarios en la sección de abajo.

Comentarios