Nunca se es demasiado grande para leer historias para niños.

Por mucho que me he volcado en literatura mas seria, una y otra vez llegan a mí volúmenes escritos para un público más joven que sin embargo me mantienen despierta hasta altas horas de la noche. Entretenida por su trama e intrigada por su desenlace.

Eco, escrito por Pam Muñoz Ryan es uno de estos libros.

¿De qué va?

Comienza como un clásico cuento de hadas.

El pequeño Otto se pierde en el bosque mientras juega a las escondidas con sus amigos. En eso, se encuentra con tres peculiares hermanas, quienes le piden que les lea uno de los cuentos que lleva consigo. Conforme avanzan las páginas, los cuatro personajes se dan cuenta que la historia habla de ellas, y de forma instantánea los une una maldición, una promesa y una armónica.

Varias décadas después, las vidas de Friedrich, Mike y la joven Ivy cambian de forma drástica conforme transcurre la Segunda Guerra Mundial. A pesar de estar separados por tiempo, kilómetros y circunstancias, los tres se encontrarán con la armónica de Otto. La cual, con su peculiar y “mágico” timbre, despertará en ellos la creatividad y el valor para enfrentarse a la adversidad.

El volumen del libro, cerca de 500 páginas, puede resultar intimidante, sobretodo para lectores más jóvenes. Pero Eco puede ser fácilmente dividido en sus tres protagonistas. Cada uno forma parte de un microuniverso y una historia completa, compleja y con personajes que generan empatía desde las primeras páginas.

Las historias distan de ser simples. Friedrich observa cómo el auge del régimen Nazi en su natal Alemania hace enemigos a los amigos, incluso dentro de su pequeña familia. Mike, junto con su hermano menor, huérfanos durante tiempos de crisis y de guerra, buscan una familia que les permita permanecer unidos. Ivy se enfrenta en California a una nueva vida y al racismo, especialmente ante las minorías japonesas tras el ataque a Pearl Harbor.

Cómpralo aquí

La escritura de Muñoz Ryan es sencilla pero profunda. Engancha desde las primeras líneas y sabe mantener el suspenso en los momentos adecuados. Pero lo más destacable de su trabajo es la sensibilidad con la que inunda la novela. Cómo llena las páginas de música.

Cada historia tiene su propia melodía, tan rica como los protagonistas.

Muñoz Ryan es capaz, en este libro, de retratar algo que muchos de nosotros descubrimos hace tiempo: el gran poder que tiene la música para socorrernos en los malos momentos, sanarnos e inspirarnos. Ésta es una historia que pretende mostrarnos un lado oscuro de la realidad para después iluminarlo. Para muchos esto puede volverlo una lectura más emotiva o incluso “cursi”, pero de vez en cuando es este tipo de literatura la que más necesitamos.

Eco es un ejemplo más de cómo buenas historias para niños son también buenas historias para adultos.

Nota: he leído por todos lados que la versión en inglés en audiolibro merece toda la pena. 

  • 4 de 5
  • Fantasía y ficción histórica
  • 460 páginas
  • Océano Gran Travesía
¿Qué tal te pareció la reseña de Eco? Compártenos tus comentarios en la sección de abajo. // Este libro fue otorgado por la editorial a cambio de una reseña honesta. 

Comentarios