De mochilazo por Asia parte 2

Despúes de recorrer Kuala Lumpur durante 3 días, tomamos un vuelo para llegar a Indonesia, lugar donde pasamos 20 días recorriendo sus islas, disfrutando sus playas y gastronomía. Conoce aquí la primera parte.

Java, Jakarta

La siguiente parada fue Jakarta, capital de Indonesia—un país con más de 17 mil islas, pero con 5 principales: Java, Sumatra, Kalimantan, Nueva Guinea y Célebe (no, Bali no entra en esta categoría porque está más pequeñita). En la primera parte de nuestro viaje recorrimos la isla de Java, la isla más poblada del mundo (con más de 120 millones de habitantes), que alberga a Jakarta, los famosos templos de Borobudur y Prambanan, entre otros muchos atractivos.

Jakarta, es una ciudad de menor tamaño que el Distrito Federal, pero con una población similar: 9 millones 608 mil habitantes (al 2017) con más centros comerciales de los necesarios, la motocicleta como el transporte principal y el claxon como arma para sobrevivir el camino.

Realmente fueron pocos los lugares de nuestro interés en la capital de Indonesia. Visitamos lugares como la mezquita principal, el monumento nacional y la ciudad vieja también conocida como Old Batavia, situada al oeste de Jakarta, con una mezcla de arquitectura europea, china e indonesia. Fue aquí donde probamos algunas de las bebidas favoritas de sus habitantes: el bajigur (una bebida dulce/salada con ingredientes como leche de coco, azúcar de palma y sal) y el bandrek (bebida a base de jengibre y azúcar morena combinada con especias como clavo).

De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com   De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com

Bogor y Cimaja

Bogor fue una de las recomendaciones que tomamos de la guía Lonely Planet. Localizado al sur de Jakarta, es considerado actualmente como un suburbio de esta metrópoli. Uno de los mayores atractivos es el parque botánico Kebun Raya, donde visitamos el orquidiario (que alberga más especies de esta flor de las que jamás habíamos visto). También visitamos Cimaja, una playa perfecta para practicar surf, a la cual logramos llegar gracias a que conocimos a una maestra, la única que hablaba inglés dentro del camión en el que viajábamos, que logró calmar nuestras ansias de no saber si estábamos en la ruta correcta. 

  De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com   De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com

Yogyakarta

Para llegar a Yogyakarta regresamos a Jakarta, en donde un vuelo de dos horas nos dejó en nuestro siguiente destino. Fue en el aeropuerto (a base de señas) donde conocimos al que fue nuestro guía, Ikshar, quien a pesar de no saber más de 5 palabras en inglés (friend, food, picture, happy puppy… ) resultó ser ideal para nosotros e hizo lo posible por hacernos sentir como en casa.

Durante el recorrido de dos días, conocimos lugares como el Sultan Palace y sus mercados llenos de artesanías y batik.

Visitamos sus dos templos: Candi Borobudur y Candi Prambanan, ambos patrimonio de la humanidad.  El primero es considerado uno de los templos más visitados de Indonesia, y es de entenderse, porque al ir recorriendo el templo disfrutamos de las vistas al paisaje semi-selvático de Yogyakarta. En los alrededores encontramos elefantes, monjes y  grupos de estudiantes que en repetidas ocasiones nos pidieron fotografías. Por otro lado, en Candi Prambanan, con sus templos dedidados a Brahma, Visnú y Shiva, disfrutamos de la magestuosidad de las construcciones y del nivel de detalle labrado en piedra.

  De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com   De mochilazo por Asia: Java en www.oddcatrina.com

Nuestra visita al Monte Merapi (montaña de fuego) la realizamos demasiado tarde y fue poco lo que alcanzamos a ver. Sin embargo nuestro guía nos presentó a un lugareño que vivía en las faldas del volcán, quien nos trató como sus invitados y nos regaló una deliciosa taza de té de jengibre (su sabor era tan fuerte, que era casi imposible darle un trago).

Días llenos de ruido, de claxons usados como freno, de gente que corría hacia nosotros en busca de una fotografía, un abrazo. La parte con más movimiento y vibra rápida de nuestro viaje fué esta, la parte en la que conocimos las ciudades.

Comentarios