De mochilazo por Asia parte 4: Bali

“Bali no es la isla paradisiaca que solía ser hace muchos años”- nos comentaba una pareja de alemanes, mientras ibamos de camino al Monte Bromo– “Ahora puedes encontrar hasta Starbucks. Lo han modernizado mucho. Antes no había tanta gente, ni hoteles, ni restaurantes, disfrutabas de comer con los locales, y de surfear en sus playas, Kuta en Lombok, es muy parecido a lo que un día fue esa isla.”

Una travesía que inició en Kuala Lumpur, nos llevó hasta uno de los lugares más mágicos: Bali. Conoce aquí la tercera parte.

Durante nuestra travesía por Bali recorrimos templos, visitamos algunas playas, paseamos por los campos de arroz y comimos como reyes.

Bali

La gente de Bali vive tranquila, saben que nada de esta tierra les pertenece y agradecen por ello todos los días. Desde la primer mañana que caminamos por el Monkey Forest disfrutamos de sus calles y de los altares dedicados a sus dioses y a la naturaleza. Sus caminos llenos de masajitas en las puertas, niños corriendo, gente sonriendo, puestos de comida y arte.

Mientras que en las afueras disfrutamos de los campos de arroz, changos en el camino y cocos frescos y baratos, en las calles hay mucho bullicio: turistas que ríen, insistentes vendedores de tejidos locales, taxistas que no paran de ofrecer sus servicios, aromas a pescado, hiervas y algunos tonos dulces. Tanto sucedía a nuestro alrededor que no pudimos resistirnos al servicio de un señor que se ofreció para ser nuestro guía durante nuestra estadía.

Los primeros días nos hospedamos en Ubud, que está mas o menos al centro-sur de la Isla en uno de los lugares más concurridos por los turistas. El hotel, sobre la calle Monkey Forest (llamado así por su cercanía al templo de los monos), no costaba más de 20 dólares la noche, y sus desayunos, que constaban de jugos de fruta a nuestra elección, y pancakes de coco y plátano, hacían que la experiencia fuera de descanso total.

Durante nuestra travesía por Bali recorrimos templos, visitamos algunas playas, paseamos por los campos de arroz y comimos como reyes: pescado frito, diferentes tipos de arroz, sopas de distintas texturas, camarones con un toque dulce (característico de la comida balinense) cocos frescos y mucha fruta.

Hay muchos templos en Bali, tantos que resultaría monótono visitarlos todos, por eso elegimos los que más nos llamaron la atención y emprendimos las rutas a pesar que muchos se encontraran lejos de donde nos hospedábamos.

Tirta Empul

De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com

Lo especial de este templo es que fue construido sobre un manantial creado por el Dios Indra (Considerado el rey de los dioses) y se utiliza para rituales de purificación. Dicen que al sumergirte en sus aguas y lavarte, te limpias de todas las pesadillas en los sueños.

Antes de entrar dejamos una ofrenda para el templo, y aun siendo turistas, nos colocamos un Sarón como todos los demás. Aunque a muchos locales no les gusta la idea de que un turista intente adoptar una tradición que es tan importante para ellos, nos sorprendió ver como fueron ellos mismos quienes nos tomaron de la mano, y nos sumergieron junto con ellos en el manantial. Esa noche descansamos como bebés.

Pura Tanah Lot

De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com Tras manejar durante una hora desde Ubud, llegamos a este templo construido sobre la arena, justo donde rompían las horas durante el día. El motivo de tan peculiar locación es que fue construido para venerar al dios del mar: Tanah Lot. Aunque no pudimos entrar al templo, nos colocaron arroz en la frente como símbolo de purificación.

***

No había día que no despertaramos con una sonrisa emocionados por lo que podríamos descubrir: como una pequeña huerta donde probamos diferentes tipos de té y café, incluyendo el luwak, pequeñas tiendas llenas de telas, mercados, tragos coquetos, naturaleza. Inclusive probamos uno de los imperdibles de Bali: Bu oka, un lugar donde el platillo principal es el cerdo en tres presentaciones, carne, piel y moronga.

Los últimos días en Bali nos dirigimos a otra parte de la isla: Seminyak. Área de increíbles restaurantes y hoteles, vida nocturna, boutiques de locales donde compramos artículos de diseñadores locales. Conocimos el otro lado de Bali, lo contrario a las tradiciones y a los paisajes llenos de campos de arroz. Éste fu el Bali que la mayoría de los turistas conocen y por el cual eligen este lugar como una parada ideal para su luna de miel.

Fué ahí donde conocimos los contrastes profundos de la isla: la tradición vs lo moderno.

 De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com

De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com

De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com

  De mochilazo por Asia: Bali en www.oddcatrina.com Quizá no es el Bali de antes, ahora podemos encontrar un Starbucks en Ubud. Pero en nuestra corta estadía por este lugar, todos coincidimos con lo mismo: encontramos nuestro pequeño paraíso. Sin embargo le tomamos la palabra a los alemanes, y nos dirigimos a Lombok a comprender la escencia de lo que para ellos, es el Paraíso.
¿Qué te pareció este recorrido por Bali? Compártenos tus comentarios en la sección de abajo.
 

Comentarios