De mochilazo por Asia parte 3

Despúes de pasar algunos días en la capital Jakarta y sus alrededores, y de empaparnos con la cultura en Jogyakarta, empezó la travesía al Monte Bromo. Conoce aquí la segunda parte.

Corrimos hasta llegar a la parte más alta del volcán, justo a tiempo para ver el amanecer

Monte Bromo

El monte Bromo, es un volcán activo que se encuentra al este de la isla de Java, por lo que nuestro viaje en camión desde Jogyakarta tomó once horas.

Las condiciones del camión no fueron las mejores: un viaje sin aire acondicionado, en una van con capacidad para 12 personas, con rusos que tenían calor y playeras sin mangas, paradas en lugares donde los baños eran de piso y la comida era tan mala que preferíamos comprar galletas de sal. Como compañeros tuvimos a siete viajeros procedentes de Suiza, China, Estados Unidos y Rusia. Un viaje que parecía no tener fin, para llegar a un hotel sin sábanas ni agua caliente, donde la única bebida apetecible en el restaurante era una coca-cola, no al tiempo, sino caliente.

Despertar con la sensación de que sólo lograste dormir por cinco minutos y no descansaste nada, para salir de la habitación y estar a 4°C sin la ropa adecuada, sumándole que son las tres de la mañana y no comiste nada desde el día anterior, se resumía en una frase: bienvenidos al Monte Bromo.

Fueron dos las opciones para ver el amanecer: Hacer un trekking al Mt. Bromo, o trasladarnos en camionetas para verlo desde la montaña Gunung Penanjakan, y realizar el trekking al monte posteriormente.

Alexa tomó la opción de hacer trekking con Xin Xin, una muchacha procedente de China, que decidió dejarlo todo e irse a viajar por el mundo. Cuando las dejaron en el último pueblo de la montaña, las dos se fueron a caminar en la obscuridad. Nada estaba iluminado, por lo que la única luz era la del Petzl, y con ella fueron buscando el camino que ellas creían era el correcto.

Después de caminar un rato, disfrutando del cielo estrellado, y sintiendo que no llegaban a ningún lado, se toparon con dos hombres en caballo, quienes las condicionaron con la renta de su caballo, para darles la ruta correcta hacia el cráter del volcán. Fue entonces cuando vieron luces parpadeando a lo lejos, y tras correr para lograr alcanzarlas, se toparon con más turistas que iban al mismo lugar.

“Corrimos hasta llegar a la parte más alta del volcán, justo a tiempo para ver el amanecer” nos platicó luego Alexa. “Llegamos sin aire por la corrida, pero valió la pena. Cuando comenzó a salir el sol todo el paisaje se comenzó a colorear de rojos y naranjas, la arena, los pocos árboles que había y las montañas del fondo. Estuvimos un largo rato disfrutando de la vista, luego comenzamos el descenso y emprendimos el camino de regreso al pueblo.”

Nosotros por el contrario, decidimos ver el amanecer desde la montaña Gunung Penanjakan, con una vista impresionante, donde cientos de turistas, empiezaron a preparar sus cámaras, tomar posiciones, y hacer la cuenta regresiva para el amanecer. Cuando lo vimos hasta el frío se nos olvidó; los volcanes comenzaron a adquirir tonalidades rojas por sus laderas, mientras las nubes se fueron dispersando poco a poco hasta dejar todo completamente despejado y fue ahí cuando lo vimos: Bromo, tan imponente, con texturas arenosas en sus laderas y al fondo la fumarola del resto de los volcanes activos; un espectáculo que nos robó el aliento por unos cuantos minutos, porque despúes lo tuvimos que recuperar para hacer el trekking al Monte Bromo.

De mochilazo por Asia: Monte Bromo en www.oddcatrina.com   De mochilazo por Asia: Monte Bromo en www.oddcatrina.com

Para llegar al siguiente destino dentro de nuestro recorrido por Indonesia fue necesario volver a tomar el mismo camión sin aire acondicionado (con un trabajo de dejar tan bonito lugar y de subir a tan incómodo camión) sin embargo, el grupo incial se dispersó y fueron ahora otros nuestros compañeros.

Después de algunas paradas y un cambio de camión más grande, pero sin capacidad suficiente para todos los pasajeros, y un paseo en ferry, llegamos finalmente al inicio de nuestro paraíso: la isla de Bali.

¿Qué te pareció este recorrido por Bromo? Compártenos tus comentarios en la sección de abajo.

Comentarios