A nuestra queridísima comunidad:

Algunas personas nos han preguntado en qué andamos y por qué ya no hemos publicado tan seguido. Esta carta es para ustedes.

En resumen (nuestro tl:dr): aquí seguimos, pero la vida nos ha obligado a limitar al mínimo el tiempo que le estamos dedicando actualmente a Odd Catrina. Esto cambiará, sólo que no sabemos cuándo.

Hoy hace cuatro años abrimos nuestro changarro virtual y publicamos nuestros primeros artículos en Odd Catrina, preguntándonos si habría alguna internauta que se interesaría en temas que queríamos explorar como revista de cultura hecha por y para mujeres latinoamericanas.

Hoy sabemos que sí, que hemos hecho eco en muchas personas (probablemente más de las que podemos contar) que han dedicado de su tiempo para consumir nuestro contenido y han unido sus voces a la nuestras con colaboraciones  y comentarios que nos han enriquecido profundamente.

Las personas que nos siguen desde 2014 podrán haber notado que nuestro proyecto ha tenido varias facetas, en las cuales hemos explorado el rostro y la identidad de nuestra plataforma.

Desgraciadamente, la etapa que vive Odd Catrina ahora no es la mejor. Desde hace un par de meses no publicamos nada nuevo.

Nos quedamos sin recursos materiales y sin tiempo. El proceso en el que nos hemos dado cuenta que ya no podemos dedicarles nuestros tiempos libres y desvelos a Odd ha sido lento y doloroso.

Hace cuatro años teníamos la disponibilidad y la motivación de tomar trabajos de medio tiempo y dedicar nuestras menudas ganancias a los gastos corrientes que el proyecto requería. Pero pasan los años y esto se vuelve más difícil.

Sin duda, además de dinero, el tiempo siempre fue el más limitado de nuestros recursos. Y nuestro pecado capital fue nuestra atención a los correos, a los que intentamos dar seguimiento en la medida de lo posible. Pedimos una disculpa a las personas que nos invitaron a eventos y que buscaron colaborar con nosotros y recibieron una tardada o nula respuesta.

A todas las talentosas personas que nos mandaron sus CVs buscando oportunidades con nosotras, también les agradecemos de corazón que nos hayan visto como un lugar donde les gustaría trabajar (*spoiler* nuestra ‘oficina’ siempre fue Google Hangouts o La Tetería  Chapalita, en Guadalajara) . Si algún día nos convertimos en un espacio que pueda brindar este tipo de oportunidades, las vamos a buscar.

Pues eso es todo por ahora, gracias por leernos. Los artículos que hemos producido en conjunto de nuestras colaboradoras y colaboradores siguen ‘al aire’, para quien quiera consultarlos, seguimos en línea porque tenemos la esperanza de un día volver, y volver más fuertes que nunca.

¡Le bajamos al ritmo, pero seguimos aquí!

Con cariño,

Pilar,

Ana Pau,

Ale y

Rocío

Las Editoras de Odd Catrina

Comentarios