La cultura, la historia y el arte están en cada dirección a la que se vaya en la Habana. Viajar a Cuba es como viajar en el tiempo a una época en la que los lujos nunca eran suficientes y en la que fumar en interiores era lo común.