Me preguntaste si yo creía que volverías a correr. “Claro que sí mamá, ya ni te preocupes.” En ese momento, yo no tenía ni la menor duda de que lo harías.