Poco a poco empecé a entender más sobre mi sistema, a escucharlo, a conocer mis síntomas o las señales de mi cuerpo. Durante un tiempo incluso desprecié al gluten, como si hubiera tenido un resentimiento hacia él.