Hay quienes lloran su partida y quienes la celebran en las calles; quienes acuden a dejarle rosas blancas a la embajada cubana y quienes prefieren condenarlo por Twitter. Se vale. Pero considero de mayor utilidad pública procurar darle a Fidel Castro una evaluación contextualizada.