Pensar en Japón puede llevarnos a caer en lugares comunes: el kimono, sushi y templos antiguos; sin embargo este país va más allá de aquellos elementos y al mismo tiempo los incluye dentro de su vida diaria.