Cuando se tiene tanto en la cabeza, suele pasar que los pensamientos se fragmentan en pequeños conjuntos de palabras. Resulta, al final, que así tienen más sentido.